Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El Palau de la Música, un palacio también gastronómico

Luis Tusell
Luis Tusell 27/11/2013Comentarios

Dídac Moltó presenta una nueva propuesta para el restaurante de la institución cultural, con nuevos espacios abiertos a eventos

Sala de Concerts del Palau de la Música.

El Palau de la Música Catalana quiere ser también un palacio gastronómico. La entidad que preside Mariona Carulla, una vez superada la marejada del caso Millet, ha reorientado su oferta gastronómica, de la mano de la empresa de catering Singularis y del chef Dídac Moltó. La gran apuesta es el Mirador del Palau, pequeño restaurante acristalado a la entrada del edificio modernista que ha estrenado nuevo concepto gastronómico para ser “un punto de referencia culinario en la ciudad”.

Moltó, premio cocinero revelación de Madrid Fusión en 2010 y que ha pasado entre otros,sitios por el Alkimia y el Drolma, apuesta por un cocina “sencilla cuidando mucho los detalles y el producto”. El Mirador abre todos los días, y para los espectadores del Palau ofrece un menú exprés para tomar en la media hora de intermedio o menús para los noctámbulos que lo prefieren tomar al acabar la obra. Al margen, hay una carta con esmero en el producto de temporada y de proximidad, menú degustación y menú de mediodía. Una propuesta que se adapta a todo tipo de necesidades y con precios muy ajustados (desde 14,50 euros el menú y con la carta a un precio medio de 35 euros).

Un ejemplo del menú degustación, maridado por Gramona, consiste en un aperitivo a base de pan con tomate y jamón ibérico, una crema de marisco  con ajo y aceite de azafrán, un tártar de salmón con aguacates y mayonesa de Wasabi y un cordero confitado con caviar de berenjenas y cremós griego, hecho a baja temperautura. El postre, para refrescar, una mousse de chocolate blanco con cremóso de fruta de la pasión de una acertadísima acidez. Una propuesta equilibrada, honesta y bien trabajada, teniendo en cuenta el precio al que se ofrece.

Tartar de salmón, cordero confitado y mousse de chocolate blanco, del Mirador del Palau.

Además, el Palau quiere potenciar otros espacios singulares para eventos de distinto formato, como son la sala de conciertos, el Petit Palau, la Sala Lluís Millet, la sala de ensayos del Orfeó Català y el Foyer. Una oferta de salones antiguos y modernos, de capacidades muy distintas, que ofrecen la singularidad del emplazamiento y el catering de Singularis.

2 Comentarios

  1. Mª ANGELES GIL dice:

    ¡Felicidades por la apuesta de Didac Moltó! La verdad es que he ido siguiendo su trayectoria y los diferentes restaurantes en los que ha trabajdo y es un cocinero excelente.

    No faltaré a su nueva cita además de que considero que se trata de una oferta muy, muy interesante y con un escenario único.

  2. Javier Martínez dice:

    El restaurante está bien, pero no lo recomiendo para ir en grupo con un precio cerrado.
    Asistí a un almuerzo allí de la cámara de comercio francesa de Barcelona, y por 35 euros el menú era muy flojo, cualquier propuesta de restaurante de la zona a 10 euros hubiera estado mejor. me imagino que hicieron sus cálculos de gastos de camareros y otras cosas y el menú resultante fue muy deficiente. Me imagino que la Cámara francesa no tiene nada que ver, ya que su precio es el mismo en todos sus almuerzos y he comido muy bien en otros sitios con ellos (Mandarín, Majestic…), pero allí la propuesta fue decepcionante.
    Es una pena ya que Singularis pertenece al grupo francés Serunión y los cerca de 90 asistentes hubieran sido clientes potenciales para volver a ese espacio. Después de ese almuerzo de finales de marzo no creo que vuelva nadie.