Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El restaurante Butikfarra eleva la butifarra a producto ‘gourmet’

Redacción
Redacción 19/9/2014Comentarios

Situado en pleno Eixample barcelonés, revoluciona la experiencia de comer este plato tradicional catalán, con producto de calidad y proximidad

Butifarras de Can Raliu (Baix Empordà) cocinadas al horno de carbón, verduritas de temporada del Baix Llobregat, pan artesano de la panadería Balmes, y altas dosis de creatividad. Esta es la oferta de Butikfarra, un restobar con carácter de boutique que quiere elevar la butifarra de siempre al lugar que se merece dentro del panorama gastronómico. Para hacerlo, ofrece creaciones gourmet con este plato tradicional catalán creados por el chef Albert Mendiola y con productos de la máxima calidad y de proximidad.

butikfarra

Juanjo Puig, junto a parte del servicio, en Butikfarra.

Butikfarra quiere revolucionar así la experiencia de comer butifarra. Lejos del fast food, ofrece platos creativos y elaborados con este embutido como protagonista: de cerdo Duroc, de ternera, negra, del Perol.. La originalidad llega con propuestas como la butifarra con queso de cabra, espinacas e higos al Pedro Ximénez. El comensal elige degustar las creaciones en una base de pan de coca, un panecillo clásico, uno de cereales o bien en el plato. Pero Butikfarra revoluciona también el cómo: la butifarra se degusta con tiempo, en un restobar y en un ambiente rústico. Una propuesta alejada de la idea tradicional de comer un bocadillo en un taburete, en la barra de un bar y en 15 minutos.

El asesoramiento culinario de Butikfarra estuvo a cargo del chef Albert Mendiola, quien posee más de 20 años de experiencia tras los fogones de restaurantes como Bar Mut o La Marimorena. El chef Eduardo Losilla, formado en las cocinas de Hoffman, Caelis, El Bandido y El Sandor, dirige día a día la cocina.

Los creadores de este restaurante, Juanjo Puig y Oriol Marquina, entusiastas de la butifarra fresca, decidieron homenajear este producto catalán y revolucionar la forma de consumirlo. Para hacerlo, sabían que necesitaban la mejor calidad, y recorrieron buena parte del país buscando las mejores. La investigación acabó cuando encontraron Can Raliu, una carnicería de Jafre (Baix Empordà) con más de 60 años de historia que elabora butifarras de forma artesanal. La elección del pan también era una decisión clave. Después de algunas pruebas, Butikfarra se decantó por el Forn Balmes, que hace más de 100 años que elabora el pan de forma artesanal, sin prisas y con su propia demasiada madre natural. El tercer secreto de Butikfarra llega desde el Parc Agrari del Baix Llobregat, que provee las verduras de temporada.

Con capacidad para 50 personas, este local de estética rústica-industrial se estructura en cuatro espacios con personalidad propia. El precio medio ronda en torno a los 15-20€ por persona y Butikfarra cuenta además, de lunes a viernes, con un menú de mediodía a 12,50€.