fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El Tarantín, a ritmo caribeño

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 7/3/2018Comentarios

Paola Di Meo y Miguel Portillo cruzaron el charco, desde su Venezuela natal, con la intención de recalar en Barcelona, estudiar cocina y regresar a su país para montar su propio local, un hotel boutique con restaurante. Sin embargo, el tiempo les fue alejando de esa idea, metamorfoseándola en un proyecto distinto -aunque también en el sector de la hostelería- que incluía cambio de ubicación y forma. Así es como, por ahora, se quedan en Barcelona donde han abierto El Tarantín, un espacio con reminiscencias y sabores caribeños que traen la cocina de países como Trinidad y Tobago, Jamaica, Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, Jamaica, Martinica y Guadalupe hasta la Ciudad Condal.

Si hace unas semanas hablábamos de la apertura de Hawker45, local de cocina inspirada en propuestas asiáticas, en esta ocasión viajamos a otro continente, América, para hablar de una nueva apertura: El Tarantín, donde la carta se ejecuta con el sabor, los aromas y las texturas de la cocina caribeña.

Paola Di Meo y Miguel Portillo han escogido diferentes recetas de estos países, han buscado los productos más apropiados -o en su defecto, de similares características organolépticas- y han aplicado las técnicas aprendidas para ofrecernos platos como el snack de plátano macho con dip de alubias negras -se conocen en todo el Caribe como ‘mariquitas’-; las esferas de yuca y pollo jerk (sí, el típico de Jamaica); bacalaíto con chutney de piña inspirada en una receta típica de Trinidad y Tobago; el tamal con hoja de plátano cocida al vapor con sofrito de panceta ibérica -el popular ‘guapito’-; cóctel de gamba con ketchup de tamarillo y tabasco; el curry de raíces verduras con leche de coco y maíz quemado o el mofongo -plato cuya autoría se disputan Colombia y Puerto Rico-.

La idea es demostrar que aunque la cocina caribeña no es tan estética -o instagramera- como otras, es sabrosa y va más allá de las típicas arepas o el pollo jamaicano. Existen similitudes con la cocina india en el uso de especias aunque su diferencia radica en el resultado, mucho más suave. Por ejemplo, el curry o la pimienta quedan tamizados porque la intención es que acompañen no que destaquen (si es cierto que en algunas zonas de Jamaica la cocina sí es bastante picante pero no es lo habitual en el resto de países que representan su carta). Más que el picante o la intensidad, en esta cocina es la nota agridulce la que destaca aunque como apuntábamos antes, no como rasgo dominante. Además de la India, otro punto de conexión con otras cocinas es la del continente africano cuya influencia en el recetario caribeño es indiscutible.

Además de la carta, se pueden disfrutar de las sugerencias a mediodía con un menú de 12,95 euros que cambian cada pocos días. La pareja nos avanza que, en breve, quieren activar la opción del brunch caribeño y que aunque, existe una carta de cócteles, siguen trabajando en ella para ofrecer un plus singular.

El único día de la semana que cierran es el lunes.

¿Dónde están?

Aribau, 186. 08036 Barcelona

Más información en su página web.


Comentarios