Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El televisivo chef Marc Ribas cierra la segunda temporada del Snow Club Gourmet de Grandvalira

David Salvador Ibarz
David Salvador Ibarz 11/4/2018Comentarios

Quórum entre participantes y organizadores: la gastronomía se impone en la nieve andorrana. Soldeu el Tarter, en la estación de esquí de Grandvalira, inició en 2016 un proyecto de club gastronómico “para eliminar el cliché de que en la nieve se come mal”. El director de Restauración de Grandvalira-Ensisa, Álex Orúe, se puso el mundo por montera e ideó un club con actividades gastronómicas puntuales, un club que elevara la calidad del producto de los 30 puntos de restauración de la estación, para que la gente disfrutara con y sin esquís. Este pasado domingo, la estación cerró la temporada y, este pasado sábado, el Snow Club Gourmet celebró su última jornada especial, clausurando una temporada de consolidación de la que se han beneficiado 500 personas y en la que han participado 28 marcas gourmet. Orúe ya piensa en 2019: “Después de haber subido un atún de 128 kilos, a ver con qué sorprendemos a los socios…”. Será el triple mortal de la estación que ha cambiado de la manera de entender la gastronomía en la nieve más allá del restaurante de autor.

Marc Ribas y Collverd ponen el punto final

El televisivo chef Marc Ribas (presentador de los programas Cuines y Joc de cartes de TV3) presidió el sábado la última jornada especial del Snow Club Gourmet de Grandvalira con el pato como protagonista. Celebrada a mediodía en el restaurante Roc de les Bruixes del sector Canillo, de la mano de Collverd, los 40 afortunados del Club que asistieron pudieron degustar una serie de aperitivos a base de snacks con la firma del chef. Platillos y degustaciones con jamón, anchoas y foie a la sal con salsa Cumberland o ahumado con cebollas rostidas al garum circulaban entre comensales mientras el chef dialogaba y explicaba. Saciados parcialmente, los participantes encararon los principales: “Cassoulette” versionada por Ribas, “pomada” fresca de cítricos al moscatel y “rostes” con manzana caramelizada y toffee salado. La jornada, con el humor y la complicidad de Ribas, estuvo también marcada por su maridaje, en este caso por vinos del Empordà como los de la bodega Masia Serra, vinos de proximidad para la marca gerundense de productos del pato.


La jornada de Collverd puso el punto final a la segunda edición del Snow Club Gourmet de Grandvalira que, desde que se iniciara la temporada, ha celebrado hasta seis jornadas especiales de las que se han beneficiado más de 500 socios y esquiadores, muchos más de los 125 que ahora mismo forman parte del Club dado el carácter abierto de algunas de las actividades programadas.

Showcookings, catas, cenas y gastronomía de altura

La temporada empezó con la inauguración del The Exceptional Tea Lounge Experience by Dilmah, un nuevo espacio ganado a la restauración del complejo. En diciembre, una cata con los mejores tés e infusiones de Sri Lanka maridados con productos del Club del Gourmet dio el pistoletazo de salida a la edición 2018 del Snow Club, que ya no ha tenido solución de continuidad hasta este sábado.

Tras la cata de tés, cinco jornadas especiales han llenado estómago y espíritu durante cuatro sábados, con protagonistas como el producto gourmet italiano de Garda; los cavas Torelló y la gastronomía del chef Sergi de Meià (Sergi de Meià) y del Bar Pinotxo de La Boqueria barcelonesa; el maridaje de San Miguel y las manos a los fogones de Fran López (Xerta* y Villa Retiro*), o los atunes de más de 100 kilos de Balfegó, su producto gastronómico y el arte de Joana Artieda, mejor chef española 2016, y David Gil, jefe de creatividad en pastelería del grupo El Barri, antes de llegar al pato de Collverd y a Marc Ribas.


Un club con efectos en toda la estación

Gracias a la confianza de las 28 marcas participantes en el Club, amén de las jornadas especiales, la calidad gastronómica de la estación ha aumentado en su totalidad. De la mano del chef residente, Xavi Solé, la restauración de los 30 puntos de venta diseminados por Soldeu el Tarter ha aumentado en nivel, calidad y servicio, y las marcas han tenido presencia con producto tanto virgen como trabajado en todos ellos. Destacan esta temporada tres puntos por encima de otros: la Terraza Veuve Clicquot, un espacio chic y exclusivo situado en la terraza Gall de Bosc; la arrocería Pi de Migdia del sector de El Tarter, un restaurante de producto, y la Nomad Gourmet Food Ratrack, la máquina pisa nieve itinerante convertida en restaurante.

Tres espacios abiertos al público, donde el producto de las marcas ha estado más presente, donde la pausa entre pista y pista era más obligada. “Queríamos demostrar que en la nieve se puede comer muy bien; propiciar que el esquiador pudiera parar el ejercicio y degustar entre pistas y vistas, por ejemplo, un platillo del mejor jamón con una copa del mejor champagne. El lujo del momento”. Un lujo accesible para socios y no socios, un lujo solo accesible en Soldeu El Tarter, en Grandvalira.

Imágenes de la última jornada del Snow Club Gourmet de Grandvalira

Imágenes de la última jornada del Snow Club Gourmet de Grandvalira

Porque, como en Pamplona tienen un reloj que marca la cuenta atrás para los Sanfermines, los clientes de Grandvalira deben hacer algo parecido para que llegue la temporada 2019. “Aún es pronto pero para la nueva temporada nos estamos planteando repensar el club para que todo el mundo pueda beneficiarse de las actividades”. “Los socios seguirán gozando de privilegios exclusivos, pero el cliente de la estación estará más involucrado”, comenta caviloso Orúe. De momento, está contento. En el primer año de vida, los socios no superaron los 70; ahora son 125. “Tenemos con nosotros a chefs y marcas, y el beneplácito de los socios. Les sorprenderemos”. 7 meses, 20 días; 7 meses, 19 días…


Comentarios