Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El turismo gastronómico se erige en herramienta para el desarrollo social

Redacción
Redacción 19/2/2013Comentarios

Antonio Montecinos defiende en su libro y tesis doctoral una mayor planificación para preservar el patrimonio

El mexicano Antonio Montecinos defiende una mayor planificación del turismo gastronómico  para preservar el patrimonio cultural y gastronómico local y favorecer al desarrollo social de las comunidades. Lo hace en su libro Planificación del Turismo Gastronómico, basado en su tesis con la que se ha doctorado en Turismo con especialidad en Planificación Gastronómicoa y Turística por la Universidad Antonio de Nebrija.

Montecinos en su acto de doctorado en la Universidad Antonio de Nebrija.

Montecinos propone un modelo de planificación gastronómica y turística regional que busca preservar de manera urgente el patrimonio gastronómico con un sistema de seguridad alimentaria regional sostenible. El gran reto es crear servicios, rutas, productos y destinos de manera planificada para que “el turismo gastronómico sea considerado un producto turístico prioritario y una excelente herramienta para ayudar de manera respetuosa, ética y pacífica al desarrollo social regional sostenible”.

Uno de los objetivos de este libro es ayudar a comprender y reconocer la dimensión de la gastronomía como una “motivación principal para realizar un viaje turístico, razón de ser del hecho turístico”. Segun un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, 2008), el 25% de los viajeros tienen en cuenta la gastronomía en el momento de decidir un viaje, y el 58% esta interesado enhacer un viaje gastronómico.

La principal problemática que ha dificultado el desarrollo del Turismo Gastronómico es el crecimiento desordenado y los efectos negativos principalmente a los grupos sociales de la región por falta de un plan, programas y proyectos con una previsión a 15 años. Una de las conclusiones del libro es que “no puede existir turismo gastronómico sin un sistema de seguridad alimentaria regional sostenible que tenga como prioridad el otorgar beneficios a las comunidades locales partiendo de un sistema de alimentación que nazca en la tierra y termine en ella”.

El libro tiene tres principios básicos: la sostenibilidad ambiental, lo sociocultural y lo económico. Con estos se plantea la dignificación de la población, al mejorar la calidad de vida gracias a la gastronomía sostenible. Un contenido que producirá un nuevo paradigma en la gastronomía de nuestros países, siendo un antes y un después de la misma, como producto turístico sostenible. Incluyendo entre sus páginas el análisis de la evolución histórica de la gastronomía, la importancia de la alimentación y supervivencia de la humanidad, como motivadores de viajes.

Montecinos intenta romper con el esquema tradicional en el que la gastronomía es considerada parte del producto turístico, sin saber que ésta misma es en sí, un producto turístico.