Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Fast Vínic (Special Edition) – Xavier Agulló

Xavier Agulló
Xavier Agulló 15/12/2010Comentarios

Entrar y salir

Salgo ahora mismo del Fast Vínic, el nuevo invento de bocatas y vino con política Km 0 de los propietarios de Món Vínic. Y salgo rápido, por cierto, tal como proponen en su mismo epígrafe. Bocadillos vulgares, rellenos magros, servicio malcarado y “amateur”, feeling general de baratillo. Aclaro: hoy era la presentación a la prensa, y ya se sabe… ¿O no?

En todo caso hoy ha sido la expresión modélica del mundo de simulación y farsa en el que vive inmersa la parte comunicativa del sector gastronómico. Todos los periodistas en manos de agencias de prensa con escasa capacitación culinaria, esperando sólo el ditirambo ciego para regalar la sonrisa y una próxima invitación… Hoy, amigos, o se es fan o eres un peligro.

Yo he sido “malo” y me han negado hasta el café (literalmente).

Bien. Seguiré haciéndome los bocatas en mi casa, con productos de proximidad, naturalmente, porque así lo dicta el sentido común, y con la búsqueda de la excelencia tanto en la calidad como en la sostenibilidad, porque nadie es idiota.

Y no volveré a Fast Vínic. Porque no me apetece aguantar a unos “pijos” sobrados dándome clases y ortodoxias de ecología y educación mientras me venden frivolidades.

A veces hay que decir la verdad, aunque se sea periodista…

19 Comentarios

  1. Brillat Savarin dice:

    Gracias, pues aunque resulte doloroso tener que agradecer un acto de honestidad, éste es un bien muy escaso que precisamos cuidar para que vuelva a florecer.

    Un bien que, y permitiéndome cierto proselitismo -lícito, o eso creo-, ha encontrado en el bloguismo -firmado por lo general por autores alejados de los intereses corporativos y que escriben de lo que comen y no comen de lo que escriben- su terreno más fértil.

    Un saludo,

    eduard/brillat

  2. xavier agulló dice:

    Bueno, hacía mucho tiempo que no me encontraba en una situación tan lamentable y amoral como la que he descrito. Sin embargo este problema no es anecdótico -en el caso concreto mencionado se ha visto agravado por la prepotencia de la propiedad y la agencia de comunicación???- y, poco a poco, los actos pretendidamente periodísticos se están convirtiendo en acontecimientos meramente sociales donde sólo caben las loas incondicionales y acríticas para satisfacción banal del “cliente”.
    Pienso que, un día de estos, acabaré escribiendo un artículo sobre ello. “Es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo”.
    Muchas gracias.

  3. Brillat Savarin dice:

    Todo mi apoyo en tu cruzada, pues estamos confundiendo periodismo con publidad.

    Un saludo,

    eduard/brillat

  4. xavier agulló dice:

    En efecto, querido amigo, en efecto…

  5. Ángel Rojo dice:

    Apreciado Xavier
    La crítica tiene que volver, es duro en ocasiones pero para eso os seguimos. Supongo que varios de tus compañeros en 7 canibales, no comparten el tema de la crítica pero pienso que no siempre pero es importantissima.
    No puedo compartir contigo esta crítica, ya que aún no he podido ir a Fast Vinic, pero te creo.
    Gracias

  6. Peter Thomas dice:

    Xavier, veo que has editado tu publicación, cambiando lo de “la prepotencia de la propiedad y la agencia de comunicación” por lo de los “pijos sobrados”.
    En ambos contextos, se ve claro que los propietarios no te han caído demasiado bien pero aun no he logrado entender hacia donde se dirige tu brújula de desprestigio hacia este recien nacido local,¿ hacia los dueños o hacia la naturaleza propia del local?

    Saludos!

  7. Tacones cercanos dice:

    A mi me parece que tu supuesta honestidad es tendenciosa, pero es solo una opinión

  8. xavier agulló dice:

    Cierto: no me han caído bien. Sin embargo quiero aclarar que la crítica fundamental es gastronómica, y concretada en el día de ayer, en el que me invitaron a probar su cocina. Como decía, los bocadillos fueron un desastre (seguro que los mejoran en el futuro o van hacia el abismo) y el servicio viajó más allá de la mala educación. Así fueron las cosas. Y, sí, además, la empresa que montó el evento y la propiedad no estuvieron a la altura de las circunstancias, porque, como también comentaba, sólo estaban pendientes de la alabanza y el aplauso por su “compromiso ecológico”. Es decir: cocina de Fast Vínic ayer, fatal; reacción de los responsables, fatal.
    Lógicamente, Tacones, siempre hay algo de tendencioso en una crítica cuando integra elementos personales -en este caso, la prepotencia de determinadas personas-, mas quisiera rematar que, en lo gastronómico, Fast Vínic, ayer, fracasó estrepitosamente. Y así lo he contado.
    Muchas gracias por vuestros comentarios.

  9. Juan dice:

    Artículos como este demuestran lo que diferencia a los periodistas de los grandes periodistas

  10. Ricard dice:

    Acabo de aterrizar en tu blog, a partir de un enlace que alguien ha dejado en mi blog y precisamente en un comentario de FastVinic. Tu comentario me parece un oasis, después de leer varios artículos / notas de prensa en que parece que este lugar sea la última maravila.
    Yo he estado hoy y ya lo comento en mi blog…. però ganas de volver no me han quedado. Yo soy un amateur del tema de la crítica, pero sospecho (o casi estoy en lo cierto) de que la mayoria de críticas estan “compradas” y con miedo a ofender.
    No puede ser que críticos profesionales, queden “extasiados”, por comer un bocadillo corriente y una VASO de vino.
    He tomado un bocadillo de “pollo a la catalana” + un VASO de vino + agua + un postre y he pagado uns 20€… Cuando salia, solo d pensar en los menús mediodia de Gresca o Topik, mi tiraba de los pelos que ya no tengo.
    Como la crítica puede llegar a ser tan papanatas??.
    En fin… seguiré tu blog a partir de ahora…..
    Ricard

  11. xavier agulló dice:

    Es, mi querido amigo, el imperio de las agencias de comunicación. Y la chulería de aquellos que se creen siempre en posesión de la verdad y del “arcano” de la calidad y de “lo mejor”.
    Suscribo por completo tu análisis comparativo. Efectivamente estos dos establecimientos que mencionas, a los que habría que añadir algunos más, desde el esfuerzo humilde y la creatividad posibilista nos regalan cariño y “realidad” día a día mientras algunos, como el caso que nos ocupa, disfrazados de gurús y desde un mesianismo marketiniano nos quieren vender “verdad” cuando sólo aportan “decorado” exigiendo, encima, sometimiento y mansedumbre gracias a su privilegiada situación.
    Me viene a la cabeza, ahora, la frase-fetiche del gran Larry King, que hoy, por cierto, se ha despedido de su histórico programa en la CNN: “todas las mañanas me recuerdo a mí mismo: ninguna cosa que yo vaya a decir hoy va a enseñarme nada; por lo tanto, si quiero aprender algo, tengo que escuchar”.
    Esto se le deberían aplicar muchos, ¿no? Y desde luego aquí incluyo a los periodistas.
    Muchísimas gracias por vuestras aportaciones.

  12. Ricard dice:

    La frase-fetiche del gran Larry King, que por cierto me ha emocionado en su despedida, deberia ser una guia para mucha gente. Hoy mismo en mi blog, un “anónimo” que mostraba conocimientos del tema… me ha intentado explicar que los vasos de FastVinic, no són vasos… que se trata de vasos Riedel…!!!.
    ¿Nos hemos vuelto locos?. Un vaso Riedel… ¿No e sun vaso?. I me lo ha explicado con tono pedante… perdonavidas… (como si fuera un somelier de un lugar que presuntamente utlizasen vasos Riedel… :)…).
    La verdad que no supe que responder… ¿Que le voy a responder a alguien, que va de entendido en el tema y que me dice que un vaso Riedel, no es un vaso….?.
    Como decia mi impulsiva amiga Marta en un post posterior… “¿Como se agita una copa sin pié?… ¿Como se hace para que una copa sin pié, no se caliente con el contacto?…. Y es que mi querida Marta… vive a 150Km del Km 0 de Fastvínic… vive en tierra de vinos y no puede entender que unos “pijos” sobrados nos en clases y ortodoxias de ecología y además consigan que acabemos tomando un bocata en su km 0..

  13. comerJapones.com dice:

    Confieso que ayer me salté mi dieta nipona, para ir a comer de bocata en Fastvínic.
    Confieso que pagué 28€ por dos bocatas, un botellín de agua, un vaso de vino y una supuesta ensalada César. Digo “supuesta”, porque he comido mejores ensaladas en algún que otro Opencor o estación de servicio.

    Conceptos como la sostenibilidad y los utensilios biodegradables me parecen muy loables, pero creo que todo se queda en una mera pose cuando hay un contenedor biodegradable y otro para el papel… pero olvidan poner un simple contenedor para los resíduos plásticos (donde poder depositar el envase de la ensalada de marras).

    Por añadir alguna sugerencia más, yo propondría que, de vez en cuando, limpiaran las migas de pan que había desparramadas por todas las mesas o que, también de vez en cuando, quiten el polvo de las estanterías. Aunque en eso último ya contribuí yo mismo con mi propia chaqueta que quedó llena de serrín cuando me dispuse a ponérmela de nuevo.

  14. Romeo dice:

    Ya he visitado Fastvinic.
    Dos bocadillos (con uno no me hubiera enterado), una recarga de 10 € en la tarjeta y el postre me lo ahorré por que me invitaron con unas bandejas de repostería que iban pasando por allí. Total 21 €, por comer bocatas y dos copas (perdón vasos con un dedalito de vino)…. no comments
    Mi opinión….. uno más… peeeero, este además es caro y si pretendes tomar vino, debes preparar concienzudamente el bolsillo. Por otra parte, como el tema de la ecología y la sostenibilidad ya me están empezando a cansar por que se ha convertido en un negocio espectacular para los que viven de ello, me ha llegado a aburrir ver todos lados en este local algo relacionado con este tema. Seguramente recibirán el certificado LEED de sostenibilidad y tal y tal… pero un local como este vive de servir buenos bocatas a buen precio y no supera ni siquiera iguala de lejos a los grandes de BCN (véase Viena e incluso alguno de los típicos frankfurts como el de Pedralbes).

    Otra cosa, las máquinas dispensadoras de vino, les darán a los empleados grandes momentos de cabreo, van fatal, son muy poco prácticas para el uso cotidiano y encima dan muy poco vino que además es muy caro. Menos mal que en la acera de enfrente hay un bocata que para saciar tu hambre, puede venir bien y te ahorras más de la mitad.

  15. Ricard dice:

    Romeo…. también me dió la sensación de que dispensaban una cantidad miserable de vino… però no lo puse en mi comentario, por no poder cuantificarlo… Incluso pensé que era un efecto óptico de los vasos…

  16. comerJapones.com dice:

    Ricard,

    ¡Y dale otra vez! Que no son vasos… ¿No habíamos quedado en que eran copas? 😉

    Roger Ortuño

  17. xavier agulló dice:

    Muy bueno lo del efecto óptico! En realidad, todo lo que se ha comentado aquí se puede resumir en el clásico de siempre: “yo soy muy bueno, sé lo que hay que hacer mejor que todos vosotros, lo que hago siempre es lo máximo y quien me contradiga es un insensato porque yo estoy por encima”. ¿no?

  18. Ricard dice:

    Tienes razón, tu resumen “yo soy muy bueno, sé lo que hay que …..” define perfectamente toda esta farsa, que ultimamente se repite con demasiada frecuencia… Esperemos que sea como un canto del cisne, puesto que sinó, vamos apañados.

  19. xavier agulló dice:

    Cierto, cierto… Afortunadamente los hay muchos y buenos, y a esos habrá que apoyar. Te agradezco esta interesante conversación que hemos mantenido y te ofrezco mis mejores deseos para los próximos tiempos.