Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Fisan presenta sus productos para esta Navidad en el restaurante Patrón

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 13/12/2016Comentarios

Mientras preparamos nuestra despensa navideña, el restaurante barcelonés Patrón hace lo propio y sirve de escenario para presentarnos un producto singular: la edición limitada añada 2012 del jamón de bellota Fisan Gran Reserva, además de otros productos cárnicos como la caña de lomo y el chorizo, ambos de bellota también.

jamon

Lo que hace años era el conocido restaurante Moncho’s es, desde hace tres, Patrón, un singular espacio decorado con motivos marineros –su especialidad son los pescados y los mariscos- que además, cuenta con ocho camarotes –con distinta capacidad- que funcionan a modo de reservado, lejos del murmullo y al abrigo de la privacidad buscada. El amplio salón que puede modularse a gusto del consumidor, o mejor dicho, de la capacidad que sea necesaria ocupar -hasta un máximo de 300 personas-, invita a la celebración de eventos, reuniones, encuentros con amigos e incluso alguna boda. De hecho, el generoso horario –desde las diez de la mañana hasta las dos de la madrugada- añade un plus para la organización de todo tipo de acontecimientos. Y entre ellos, la presentación de la edición limitada añada 2012 del jamón de bellota Fisan Gran Reserva junto a otros productos como la caña de lomo o el chorizo, ambos de bellota.

Fisan, empresa familiar dedicada a los productos derivados del cerdo ibérico -alimentado con bellota- desde 1920, nos cuenta que 2012 fue un año especial. La producción de bellota en Guijuelo fue más larga de lo normal y los cerdos se alimentaron durante un periodo de tiempo, mayor del habitual, con este fruto. Un detalle que redunda en el sabor de su carne; con notas a frutos secos y un posgusto que permanece en el paladar.

A este productivo año se le añaden dos cifras más: 55, que son los jamones seleccionados para la edición limitada, y 60, que son los meses de curación en bodegas naturales “con poca luz, escaso ruido, mucho cuidado y grandes dosis de paciencia”. Un tiempo que han estimado adecuado para otorgarle a estas piezas el toque exacto de sal y crianza para que la degustación sea óptima.

¿Y qué hay del resto de productos? Nosotros probamos dos. La caña de lomo de bellota, elaborada con el adobo tradicional –con el pimentón como base- y con la garantía de que su carne no ha sido congelada en ningún punto del proceso. Un detalle que le otorga a la carne una textura y suavidad sabrosa y agradable en el paladar. Y el segundo, el chorizo de bellota, que al igual que el anterior se elabora con el adobo tradicional y las partes más nobles del animal (y su carne tampoco ha sido congelada en ningún punto del proceso). No obstante, el catálogo de la empresa dispone, además, de salchichón de bellota que aunque no probamos nos lo definen con un “agradable recuerdo a pimienta”.


Comentarios