Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

FOgO fusiona las dos caras de la Brasil más gastronómica: tradición y vanguardia

Redacción
Redacción 16/6/2017Comentarios

Tras casi un año de andadura, el restaurante brasileño FOgO, en Barcelona, ha decidido unificar conceptos y espacios para dar lugar a FOgO by Jão Alcântara. Desde ahora, su propuesta gastronómica aunará tradición y vanguardia en una carta que está diseñada para que el comensal conozca y disfrute de la auténtica cocina del país latinoamericano sin restricciones.

Hasta ahora, FOgO tenía su espacio dividido en dos áreas, la planta a pie de calle para degustar la cocina popular brasileña con cócteles de autor en un escenario informal, alegre y desenfadado. Y el piso superior, con un elegante ambiente, donde la propuesta se sofisticaba para dar lugar a unos platos donde la creatividad, la vanguardia y la mirada personal de su chef,  João Alcântara, eran los absolutos protagonistas.

Sin embargo, tras un año de andadura, João Alcântara y su equipo buscan dibujar un nuevo camino en el que no existan las delimitaciones. Una manera de que el comensal se sienta libre para disfrutar de cualquiera de las opciones que guste. “La cocina popular se mezclará con la alta gastronomía. Estará al alcance de todos. Quiero que la gente se lo pase bien, que sea un lugar informal, familiar, amigable, pero que se coma muy bien, se saboree Brasil y se tenga acceso a la alta cocina”, señala el chef.

No obstante, el concepto, la esencia, no cambiará ya que FOgO continuará con su original objetivo: descubrir al comensal la diversidad del producto brasileño, su recetario tradicional -tal y como hacen las familias del país- y ofrecer algunos platos bajo un prisma más creativo.

En cuanto a la carta nos explican que, para alegría de los habituales, se mantendrán los clásicos de la casa que más éxito tienen: pão de queijo, bolinho de feijoada, dadinho de tapioca, canelón crocante de pollo, moqueca… pero a su vez, prometen novedades como los mejillones flambeados con cachaça y mantequilla ahumada de urucum, la costilla ahumada con molho de remolacha y los ‘bocadillos’ con pão de queijo a base de rabo de buey o costilla ahumada, entre otros. Sin embargo,  si hay un día que no hay que perderse es el domingo a mediodía ya que será el “momento cumbre de la semana ya que, tal y como se celebra en las familias del país latino, tendrá lugar la Feijuca -feijoada-, uno de los platos más tradicionales de Brasil, preparado con frijoles y carne de cerdo, arroz y naranja”. Siguiendo con la propuesta gastronómica también encontraremos platos con alguna nota mediterránea, un hecho que el equipo reconoce que era previsible ya que “cocinamos en Barcelona y para el paladar local, con lo que el Mediterráneo ha tenido un impacto en nuestra cocina”. Fruto de esta fusión, hallaremos en carta la moqueca de bacalao o el bocadillo de calamar.

Al recetario, le acompañará una carta de vinos internacionales y otra dedicada a la caipirinha.

Conoce a João Alcântara

Nacido en un barrio humilde de Vitória (Brasil), creció entre sabores y platos populares y hoy es un amante de la gastronomía popular de Brasil, de sus contrastes y su diversidad. Según nos cuentan su vocación profesional empezó de pequeño cuando se quedaba absorto ante las ollas que se preparaban en la cocina de casa. Y aunque, en principio, quiso ser deportista profesional y estudió marketing, un día decidió que quería ser cocinero. A partir de ahí, se formó como chef en Brasil y, tras ser diagnosticado de diabetes, estudió la influencia de la alimentación en el rendimiento de un atleta. Trabajó en restaurantes como Soeta y Capim Santo y pronto alcanzó la fama presentando un programa televisivo de cocina.

En 2012, sus ganas de crecer le hicieron cambiar de rumbo. Se instaló en Barcelona para conocer la cocina molecular de Ferran Adrià y la de los hermanos Roca, aunque también es fan de Alex Atala, Helena Rizzo y David Muñoz. Mejoró su formación en alta cocina y pastelería y trabajó en Gresca, junto a Rafa Peña. Hasta que el jugador del Barça Maxwell y, más tarde, Dani Alves, lo contrataron como chef especializado en cocina saludable para deportistas.

En 2016, junto a Alves, encendió FOgO, el primer restaurante de cocina brasileña creativa de Barcelona.

¿Precio medio? 30 euros por persona.


Comentarios