Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Jaime Beriestain abre restaurante en su tienda de Barcelona

Luis Tusell
Luis Tusell 3/1/2014Comentarios

El interiorista se ha trasladado a un local más grande donde ofrece la cocina de producto con la que más se identifica

Café Jaime Beriestain.

Jaime Beriestain, interiorista chileno de proyección internacional afincado en Barcelona, acaba de cumplir uno de sus sueños. Ha abierto restaurante en su propia tienda, para lo que se ha trasladado a un local mucho más grande (500 metros cuadrados) a pocos metros de donde ya estaba, en la calle Pau Claris.

“Es una interpretación de mi paladar”, explica Beriestain, un apasionado del mundo de la cocina, que ha situado al frente de los fogones a Pedro Salillas, formado en cocinas como la de Saüc, Neichel y Akelare, y que recientemente pilotó la exitosa puesta en marcha de Mont Bar.

Como no puede ser de otra forma, el restaurante, al que modestamente Beriestain califica de “café”, es un lugar acogedor, con una muy buena sonoridad y rodeado de muchos de los elementos de la tienda. Es un local que nos lleva al universo de este interiorista, plagado de detalles de buen gusto y propuestas novedosas. No hay separación física con la tienda, por lo que el comensal en realidad se puede pasear por ella. Pero Beriestain se ha involucrado al 100% en la cocina, empezando por la elección del chef, que tenía que ser alguien que entendiese la cocina como la entiende él. “Me interesa la calidad y que los platos sean sinceros y honestos, como en casa”. Y es que el interiorista y empresario quiere recibir a su público como recibe en su propia casa. “No soy restaurador, pero me gusta recibir”.

En este sentido, Pedro Salillas apuesta por una “cocina tradicional” en la que se toca “lo mínimo” el producto y se le da “un toque de modernidad”. Son platos de poca grasa, con preminencia de verduras, en una carta sencilla y ligera. Las verduras las encontramos al wok, en lasaña o en ensaladas (cuenta con huerto propio), así como en varias guarniciones. Priman productos premium o con denominación de origen, como el arroz del Delta del Ebro con cigalas y alcachofas, el pollo de corral DO Potablava, el chuletón o la hamburguesa Dry-Aged, el jamón ibérico DO Guijuelo, el salmón escandinavo marinado o el tartar de atún Blue Finn. Y hay guiños al universo personal de Beriestain, como la “sopa de cebolla de la abuela Sofía” o la “ensaladilla rusa de mi amigo Quique”. La sección de postres apuesta por el dulce tradicional y casero, como la torrija, el pastel de queso o los deliciosos buñuelos de chocolate.

El salmón escandinavo marinado con tartar de aguacate, sopa de cebolla y buñuelos de chocolate.

Una propuesta global que propone también desayunos, aperitivos o meriendas y bocadillos y que en el caso de comidas o cenas oscila sobre los 40 euros. También se puede acudir para tomar unan copa hasta casi la medianoche, con sesiones de Dj. Un multiespacio renovador y fresco para el que Beriestain ya está recibiendo propuestas de extender a otras ciudades del mundo.