Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Joselito’s secret: glamour ibérico – Xavier Agulló

Xavier Agulló
Xavier Agulló 18/12/2009Comentarios

En este artículo publicado en el suplemento de El Mundo, Xavier Agulló explica como el “autor” de los jamones más famosos del mundo se alía con el diseñador Andrés Sardà para crear una caja en seda y piel que alojará el producto premium de la marca.

Núria Sardà, el afamado jamón, y Joselito...

Núria Sardà, el afamado jamón, y Joselito...

Aquéllos que conocen a José “Joselito” Gómez saben tres cosas: su insondable obsesión por el jamón ibérico de bellota; su ilimitado amor el champagne y su inevitable promiscuidad con el glamour. Y de estas tres cosas va este relato. ¿Alguien se imagina un exclusivo jamón Joselito, con 72 meses de curación en la implacable clausura de la bodega, vestido de fino cuero, salvaje seda y delicado encaje? José, sí. José imaginó su mejor jamón envuelto en lencería fina de forma natural: “si así se visten las piernas de las mujeres”, reflexionó, “así quiero vestir las piernas de mis ibéricos”. Es decir, los perniles. Dicho y hecho. Pero con un punto más: “puestos a asociar mis jamones Premium (la colección suprema, con el doble de maduración que la gama alta del mercado) con la moda, decidí hacerlo con el mejor: Andrés Sardà”.

Y así ha sido. El genial diseñador íntimo ha sido quien ha manufacturado la caja de estos selectos jamones Joselito Premium (1800 €), usando la piel para los laterales, la seda roja para la tapa y el encaje negro para el interior. Tentación de pata negra. Picardía infiltrada de grasa. Deshabillé de la dehesa. La folie.

De esta suerte, Gómez sitúa el jamón ibérico en la misma categoría de las joyas de marca o la haute couture. “Cada año los Joselito Premium estarán unidos a un artista, ya sea pintor, ya arquitecto”. La pasarela del gusto. En realidad, era cuestión de tiempo que el jamón ibérico entrase en la hall of fame del glamour contemporáneo. “Se podrá decir que estamos chalados”, confiesa José, “pero parecía obligado dar un valor añadido a unas piezas que estallan en bouquet, sabor y ataque”. Ciertamente, la idea ha hecho fortuna en el pequeño pero opulento mundo ultragourmet internacional, y ya se habla, especialmente en países asiáticos, de que los Premium Joselito sólo se podrán adquirir en subasta y a precios improbables.

Lo cierto es que una vez en marcha la entronización del jamón en el mundo del culto fashion ya todo es posible. Sin ir más lejos, aunque en exclusiva para LA LUNA DE METRÓPOLI, José Gómez ha recreado la caja Premium de Andrés Sardà como maleta de lujo. Con ruedas. Una trolley insólitamente gourmand. Y, en realidad, no debe ser una mala idea para el feliz propietario de uno de estos raros jamones podérselo llevar de viaje cómodamente….

Gómez ha visto claro que el paso adelante para darle lustre cosmopolita al cerdo ibérico era el sendero del glamour. En esta línea de marketing, volvemos al inicio de la narración. Al champagne. Porque José es, también, uno de los propietarios del restaurante madrileño Sula, junto a Quique Dacosta y conservas La Catedral de Navarra. Y en este establecimiento, que muy recientemente ha sufrido una renovación total, tanto en el equipo humano como en el diseño de carta, más equilibrado ahora entre la creatividad vanguardista de Dacosta y la cocina de gran producto con filosofía sobria, Gómez ha dibujado, en el lugar donde antes se encontraba la tienda gourmet, un córner inaudito: Ham & Cham. Sí, jamón y champagne. Para los connaisseurs, el maridaje perfecto. “Y, además”, explica José Gómez, “con unos precios que queremos que sean absolutamente atractivos; estamos hablando de poder tomar una tapita de Joselito y una copa de champagne por menos de 10 €”. Nada mal. Aunque también habrá Veuve Clicquot, Ruinart, Drug e, incluso, Dom Perignon.

Una apuesta audaz en pleno barrio de Salamanca que coge la crisis por los cuernos. ¿Crisis? “También el mundo del jamón la ha notado, porque los restaurantes han bajado de un 15 a un 20 %. Sin embargo, será después de la campaña navideña cuando podremos valorar su impacto en el sector ibérico”, afirma Gómez, que para paliar la bajada en el consumo interno ha aumentado sus exportaciones. Mientras nos quede algo…

2 Comentarios

  1. Patrick Bateman dice:

    Ham & Cham. Ya hace muchos años (seguro que yo iba aún en pantalones cortos al colegio, y ya peino canas…) en casa de mis padres el jamón de bellota bailaba en nuestras babeantes bocas con la fina burbuja de algún brebaje de Reims.
    La trufa es el aroma, el caviar es el sabor, el foie gras es la textura y el Jamón de Joselito (así, con mayúsculas) es aroma-color-textura y además el color. ¿Hay quien dé más?
    Un placer leerte otra vez, Xavier

  2. xavier agulló dice:

    No descartaría yo que, “con extraños eones”, un día se adorara religiosamente el jamón ibérico de bellota…