Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La cocina catalana quiere ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Redacción
Redacción 15/2/2012Comentarios

Pepa Aymamí, Artur Mas, Xavier Mestres, Salvador Giner y Antoni Riera en la presentación de la campaña "Tothom a taula" / Jordi Bedmar

“Si los castells fueron reconocidos recientemente como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la cocina catalana no puede ser menos”, con esta declaración de intenciones presentó ayer Artur Mas la campaña ‘Cocina Catalana Patrimonio de la Humanidad’, que bajo la marca “Tothom a taula” pretende ser una de las candidatas al prestigioso galardón otorgado por la UNESCO.

En un acto institucional en el Palau de la Generalitat de Catalunya que reunió a los principales agentes de la restauración y del sector agroalimentario, se dieron a conocer los ingredientes con los que la cocina catalana quiere equiparase a Francia y México, cuyas cocinas son las dos únicas del mundo que han conseguido el reconocimiento de la UNESCO.

Impulsada por el Institut Català de la Cuina y su directora, Pepa Aymamí, la campaña dará el pistoletazo de salida el próximo19 de marzo, Día de la Cocina Catalana, con un acto en la plaza Sant Jaume. Empezará así un año de trabajo que se dividirá en dos grandes áreas: investigación y sensibilización.

Partiendo del siglo XIV hasta la actualidad, el ámbito dedicado a la investigación contempla la recopilación de todo tipo de documentación histórica relacionada con la cocina tradicional catalana, así como monografías, recetarios, cartas y menús. En cuanto a la sensibilización, se realizarán acciones de desarrollo y promoción durante 2012 y 2013 como jornadas profesionales, ferias y congresos, todas ellas dirigidas a potenciar la marca ‘cocina catalana’.

Aunque sí se contará con el apoyo de la cocina de vanguardia para la difusión de la campaña, el trabajo de cocineros como Ferran Adrià, Carme Ruscalleda, Joan Roca o el fallecido Santi Santamaria, no se incluirá en el dossier que exige la UNESCO a las candidaturas, totalmente centrado en el Corpus del Patrimonio Culinario Catalán –revisado en 2011 y muy desarrollado inicialmente por Toni Massanés–, el recetario más completo sobre la cocina tradicional catalana.

Una de las grandes dudas de la campaña es su financiación, ya que con los actuales recortes económicos de la Generalitat parece difícil que el Gobierno pueda colaborar en la financiación. En este sentido, Pepa Aymamí manifestó que se trata de un proyecto de todos: “el objetivo es muy ambicioso y difícil de conseguir, pero creemos que la cocina catalana se merece todo el esfuerzo que estamos dispuestos a hacer, pues es una representación cultural y un patrimonio que es necesario contribuir a preservar y difundir, ya que es uno de los elementos que conforma nuestra identidad como pueblo. Nuestro éxito será el éxito de todos, pues es un proyecto de país”.

Artur Mas, por su parte, aseguró estar seguro de que la UNESCO sabrá “reconocer una realidad con una base muy sólida y una cocina con una tradición secular; en el mundo de la cocina catalana hay creatividad, talento y liderazgo mundial, por lo que debe ser un faro de luz que vaya guiando a otros sectores del país”. Terminó su intervención con una autocrítica cuyo objetivo era apuntar las primeras cosas a corregir: “hace poco visité un restaurante donde en la carta de vinos no había ni una referencia catalana”.