Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La cocina checa protagoniza unas Jornadas Gastronómicas en Madrid – Redacción

Redacción
Redacción 26/10/2010Comentarios

Confit de pato, una de las tradicionales recetas checas

Con el otoño, el apetito reclama sabores intensos y comidas sustanciosas, y esto es,  precisamente, lo que ofrece la cocina checa. Si escaparse a Praga no es una opción a corto plazo, puede uno optar por visitar las Jornadas Gastronómicas que proponen la Embajada de la República Checa en España y el Hotel InterContinental de Madrid, del 26 al 29 de octubre.

 

Durante cuatro días se podrán probar en Madrid los sabores distintivos de la gastronomía checa, que sigue fiel a productos locales de gran calidad y a recetas tradicionales donde son muy características las sabrosas y especiadas sopas, una gran variedad de carnes y salsas, y una deliciosa repostería casera. Sus célebres cervezas y una selección de aperitivos típicos serán parte de la degustación.

Los dos Chefs checos invitados, encargados del restaurante gastronómico Zlatá Praha del hotel InterContinental de Praga, reciben continuamente las mejores posiciones en los certámenes de gastronomía internacionales. Daniel Benes obtuvo la medalla de plaa cocina checa protagoniza unas ta en el Gourmet Challenge 2010 de la República Checa, y y Jan Horky ostenta el título de Chef Checo del Año 2008 y ha cocinado para personalidades como el presidente estadounidense Barack Obama en su última visita a la capital checa.

Sus creaciones se servirán del martes 26 al viernes 29 de octubre de 2010 como platos a la carta o en menú, cuyo precio es de 42€ + iva incluidas las bebidas (cervezas y vinos del país).

 

Menús de alta cocina tradicional

Para la cita madrileña han confeccionado cuatro menús de alta cocina donde conviven aperitivos tradicionales como el Jamón de Praga, que se sirve caliente con salsa de rábano picante; o platos más sofisticados como el Roll de trucha ahumada con mousse de yogur y gelatina de limón. Por tradición, la sopa siempre forma parte de los primeros.

En los segundos predomina una selección de carnes, incluido el plato nacional, Confit de pato acompañado de col agridulce y ‘knedlíky’ de patata. Los ‘knedlíky’ son un fenómeno único de la gastronomía checa, unos buñuelos a base de harina o patata cortados en rebanadas y que se aderezan con deliciosas salsas.

La nota dulce la pone una selección de postres artesanales y repostería, como las apetecibles Tortitas con salsa de arándanos azules o el Strudel de manzana con helado de vainilla.