Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La noche granadina de Àlvar Ayuso

Redacción
Redacción 29/6/2016Comentarios

El espectacular complejo de La Torre Amat barcelonesa, un palacete modernista del siglo XIX, fue el escenario escogido el pasado lunes por la cervecera granadina Alhambra para celebrar sus “Noches de Cervezas Alhambra”, maridadas con gastronomía y jazz en vivo. En este caso, fue el cocinero Àlvar Ayuso (Alvart, Barcelona) quien acompañó la experiencia.

El chef Àlvar Ayuso en el acto de Alhambra

El chef Àlvar Ayuso en el acto de Alhambra

El chef catalán ejerció de anfitrión en su tierra con una combinación perfecta entre cocina tradicional andaluza y gastronomía barcelonesa, que invitó a disfrutar de la velada con los cinco sentidos. “Es mi propuesta, pero adaptada a los gustos y estilos andaluces, con platos frescos y productos de Norte y Sur”, explicó Ayuso.

La velada gastronómica empezó con tres platillos (Pipirrana de Jaén, Alboronía con jurel en escabeche y Papandúas con miel de caña) para encarar la cena con tres platos de calado: Canelón de aguacate con buey de mar, Terrina de conejo al fino con espinacas y Coca de presa ibérica, “una focaccia de salvia con presa ibérica tratada como si fuera un roast beef y acompañada de ajoblanco y encurtidos, productos muy típicos de allí”, comentó Ayuso. Como postre, Naranjas osmotizadas en azahar, dátiles y esferas de ras el hanout.

De izq. a dcha. y de arriba abajo: pipirrana de Jaén; papandúas con miel de caña; naranjas osmotizadas en azahar, dátiles y esferas de ras el hanout; canelón de aguacate con buey de mar; alboronía con caballa en escabeche, y coca de presa ibérica con encurtidos y ajoblanco.

De izq. a dcha. y de arriba abajo: pipirrana de Jaén; papandúas con miel de caña; naranjas osmotizadas en azahar, dátiles y esferas de ras el hanout; canelón de aguacate con buey de mar; alboronía con caballa en escabeche, y coca de presa ibérica con encurtidos y ajoblanco.

Àlvar Ayuso

Hogareño, familiar, empático y muy trabajador, tiene dos ciudades grabadas en el corazón: Roses y Rotterdam. Àlvar Ayuso Thorell nació en Barcelona en octubre de 1989 pero su infancia transcurrió en la localidad ampurdanesa. Empezó en las cocinas de diversos restaurantes durante la temporada de verano cuando tenía 16 años, pero la vocación le llegó en las cocinas del Restaurant Destino de Rotterdam, a donde se había ido a vivir a los 20. Allí, ahorró, cogió vocación y base y regresó para estudiar en las escuelas Bell­Art y Hoffman de Barcelona.

Después, stages, nominaciones (finalista de Cocinero del Año en Alimentaria 2014) y trabajos como jefe de partida en restaurantes de élite como Saüc, Gaig o Michel Bras plasmaron en Ayuso la huella de un cocinero sólido, riguroso pero imaginativo, hasta que con 25 años decidió volar sólo y aunar competencias y conocimientos en Alvart, un restaurante de cocina catalana y mundial, un restaurante coherente donde cada plato tiene sentido.