Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La tapa celebra su Día Mundial como “punto de encuentro”

Pilar Salas
Pilar Salas 21/6/2018Comentarios

De las bravas del bar de la esquina al miniairbag con espuma de queso manchego y caviar de aceite de avellana del estrella Michelin Tickets, las tapas son la más internacional de nuestras expresiones gastronómica, y así lo han demostrado hoy chefs de seis países para celebrar su Día Mundial.

Pendiente de que la “tradición cultural de las tapas en España” sea declarada por el Gobierno como Manifestación Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, paso previo a su protección por la Unesco, esta creación culinaria ha demostrado hoy más que nunca que es “punto de encuentro”, ya que además de comida, es una forma de comer, compartiendo y socializando.

Ingredientes de España (jamón ibérico), México (chapulines), Perú (salsa de cauche arequipeño), Venezuela (plátano macho verde), Italia (botarga) y Bélgica (mejillones) se han utilizado para elaborar una tapa de fusión que conmemora su Día Mundial.

Se trata de una iniciativa de la Federación Española de Hostelería y Saborea España, cuyo presidente, Adolfo Muñoz,  ha subrayado que la tapa es “significa muchísimo para nuestro país”. Muñoz ha trabajado con el mexicano Alfredo Castañeda (Entre Suspiro y Suspiro), el italiano Andrea Tumbarello (Don Giovanni), el belga Etienne Bastaits (Restaurante Gourmand), el venezolano Iván Linares (Altamira Restobar) y el peruano Miguel Ángel Valdiviezo (Tampu).

Para el chef peruano, la tapa es más que cocina, porque “caracteriza la forma de ser española, simboliza esa forma de salir con los amigos, tapear, disfrutar y compartir”, mientras que Linares ha agradecido a España que haya aportado la tapa a la gastronomía, ya que “los chefs foráneos la utilizamos con ingredientes de nuestro terruño y damos al público español un resultado diferente”. Lo mismo ocurre en Bélgica, según Bastaits, aunque “de forma más enfocada a la cocina mediterránea”. Y para Castañeda, una ciudad no es ciudad sin un bar de tapas, algo que se está llevando a todos los rincones del mundo, “algo bellísimo”.

Tal es la importancia de estos pequeños manjares que no sólo bares y restaurantes homenajean hoy a la tapa, sino que la ONCE le dedica un cupón, Paradores le dedica el menú Entremeses basado en las cocinas de cada región, hay rutas por distintas ciudades organizadas por Mahou San-Miguel o presentaciones de tapas en el extranjero, como la de un grupo de cocineros de la Comunidad Valenciana en Milán.

Incluso Weekendesk.es, portal de escapadas temáticas de fin de semana, ha lanzado cinco viajes especializados para descubrir nuevos rincones en torno a esta enseña nacional: Cazorla, Santurtzi, Granada o Figueras.

Todo ello gracias a que, no se sabe a ciencia cierta si por orden real o por voluntad de algún tabernero, se decidió que el vino (y ahora la cerveza y el vermú) sabían y sentaban mucho mejor al organismo se si acompañaban de algún bocado.


Comentarios