Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La Volátil apuesta por el producto de temporada y proximidad en su nueva etapa

Redacción
Redacción 19/5/2017Comentarios

La Volátil, el bar de vinos naturales del Eixample barcelonés, inicia nueva etapa con el fichaje de un nuevo chef, la reformulación de su propuesta gastronómica y la puesta en marcha de un menú a mediodía.

Tras una primera y satisfactoria incursión en el sector con el bar Brutal, en el barcelonés Born, Víctor Company abrió La Volàtil (Muntaner, 6). Una fórmula diferente a lo que entonces había en el Eixample -el concepto era ofrecer vinos naturales con buenos platillos- y en la que compartía aventura con su hermana Susanna. Buscaron chef y dicho y hecho, pusieron en marcha el bar de vinos con el que siempre habían soñado.

Dos años después y, con algo más de experiencia, los propietarios han decidido que tocaba cambiar rumbo y virar hacia una propuesta más en línea con el producto de temporada, la estacionalidad y la proximidad. “Hemos sustituido la rúcula por los berros de aquí, la ensalada de tomate solo la ofrecemos en temporada -y no todo el año como hasta ahora- y hemos prescindido de la complejidad de algunas elaboraciones para poder invertir más tiempo en preparar todos los platos en nuestra cocina”. Es el caso, por ejemplo, de las croquetas “teníamos varias opciones en carta pero no las hacíamos en el restaurante, ahora preferimos ofrecer solo una pero casera, de la casa”, nos cuenta Susanna.

Otra de las novedades que se indican en la nueva hoja de ruta es la introducción de un menú diario, “cada semana son platos diferentes y su precio es de 14,95 €”, señala Víctor. Quienes opten por esta fórmula, han de saber que en la parte trasera de las tarjetas de visita consta una numeración que se va sellando cada vez que el cliente solicita el menú. El número diez es gratis.

Pero las novedades no acaban aquí. “En breve queremos incorporar un surtidor de verdejo a granel para quien pida una copa de vino de la casa”, destaca Víctor. Empezarán por este tipo de blanco pero el objetivo es ir cambiando la tipología y la bodega con la que se trabaja “nos parece una oportunidad fantástica para que el cliente pueda probar otros vinos de manera regular”.


Comentarios