Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La vuelta al mundo gastronómica de un cocinero gallego

Redacción
Redacción 4/3/2011Comentarios

Antonio Amenedo es un cocinero gallego apasionado por su trabajo que hace años soñó con dar la vuelta al mundo para conocer los mejores restaurantes del planeta y que acaba de regresar de esta singladura que le ha llevado a Europa, Oriente Medio, Asia y Estados Unidos.

Amenedo, nacido en la localidad lucense de Guitiriz en 1968, está al frente de los fogones del Pazo de Santa Cruz de Mondoi desde hace diez años, cuando junto a un socio alquiló este pazo del siglo XVI, a 25 kilómetros de A Coruña, para dar bodas y comidas de congresos “en un marco incomparable y con productos de primera calidad”. Su trabajo se concentra entre los meses de marzo y noviembre, lo que cada año le permite reservar algunas semanas para dar rienda suelta a sus dos mayores pasiones: viajar y la gastronomía.

Tras viajar el pasado año a China y Japón, dos países de cuya cocina se confiesa “enamorado” y “fascinado”, este año ha dado un paso más en su objetivo de conocer los mejores restaurantes del mundo y ha visitado algunos “templos gastronómicos” que recuerda todavía “emocionado”.

En una entrevista con EFE, Amenedo explica que inició su periplo el pasado 23 de enero para dirigirse a Copenhague con el objetivo de comer en el “Noma” de Réne Redzepi. De “brutal” y “espectacular” califica Amenedo esta restaurante danés ubicado en una antigua nave industrial en el que, “aunque no hay manteles, la creatividad no tiene límites” y al que “merecería la pena ir únicamente por la presentación de algunos de sus platos, que son tan sofisticadas que no se sabe ni cómo empezar”.

De Dinamarca el cocinero gallego se dirigió a Dubai, donde se quedó “impresionado” por “la puesta en escena” del restaurante “Al Mahara”, ubicado en el interior del hotel Burj, uno de los más lujosos del mundo y al que se le queda pequeño el concepto de cinco estrellas. La siguiente etapa le llevó a Singapur, donde, en el restaurante “Iggy’s”, pudo conocer de primera mano el trabajo del chef Ignatius Chan, uno de los ‘gurús’ mundiales de la denominada cocina molecular.

De Singapur, el cocinero gallego viajó a Australia, para, en Sídney, “con un calor terrorífico”, dedicar varias horas “a disfrutar” en el restaurante “Tetsuya’s”, que lidera el japonés Tetsuya Wakuda y que ha puesto a este país en el mapa de la gastronomía mundial.

Amenedo también dedicó unos días “a darse una vuelta por Nueva Zelanda”, un país cuya naturaleza le “impresionó”, y en el que conoció las técnicas culinarias de los maoríes.

Cocinando una paella en Nueva York

“Pero lo mejor del viaje estaba por llegar”, relata emocionado este cocinero gallego que no escatima elogios para “los dos mejores restaurantes de Estados Unidos”: el “Alinea”, en Chicago, y el neoyorkino “Wd-50”, frente a cuyos fogones despliegan todo su talento Grant Achatz y Wylie Dufresne, respectivamente.

En total, 35 “enriquecedores” días en los que la única nota negativa para este cocinero gallego fue comprobar “la imparable globalización de la comida basura, que llega ya a todos los rincones del mundo”.

Amenedo, que confiesa que siempre le “tiró” la cocina aunque no se la planteó como una manera de ganarse la vida hasta que llegó a Tenerife, donde vivió diez años y realizó sus estudios, afirma que un cocinero está “en continuo aprendizaje”, y reconoce que muchas de las “maravillas” que ha comido le servirán para “inspirarse” en la elaboración de los aperitivos que sirve en su negocio.

De este viaje ha surgido también el proyecto de distribuir en España algunos de los productos que ha conocido y que le han “impresionado” por su “altísima calidad”, entre los que Amenedo destaca los vinos blancos de Nueva Zelanda, “sin lugar a dudas entre los mejores del mundo”.

“Con lo que me he gastado me podría haber comprado un cochecito, aunque no cambio este viaje por nada”, asegura el cocinero, al que se le iluminan los ojos cuando anuncia que ya está empezando a preparar su próxima escala: Iberoamérica.

Fuente: Agencia EFE