Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Los jamones de Enrique Tomás quieren conquistar Madrid

Luis Tusell
Luis Tusell 21/11/2012Comentarios

El empresario abre su mayor tienda en Barcelona, donde cuenta ya con 37, y otra en Zaragoza

Enrique Tomás es un gran vendedor que ha pasado de trabajar en una charcutería de un mercado de Barcelona a tener su propio imperio de tiendas dedicadas al jamón. Este empresario acaba de dar por “acabado un ciclo” con la apertura de su mayor tienda en la capital catalana. Se trata de un establecimiento de 600 metros cuadrados, en la calle Pelai, en pleno centro barcelonés, en la que ha invertido un millón de euros, la mayor inversión de la empresa hasta el momento.

Enrique Tomás en la nueva tienda en Barcelona.

Se trata de un espacio multifuncional en el que reina el jamón de las cuatro denominaciones de origen españolas: Jabugo, Guijuelo, Extremadura y Valle de los Pedroches. Se puede comprar para llevar o tomarlo in situ degustando conservas (Dani) o una cerveza (Damm). Pero hay también carne envasada y todo tipo de embutidos para degustar y también para aprender.

Con ésta, suma ya 37 tiendas en Barcelona y su área metropolitana. Además, recientemente abrió otra en Zaragoza y ahora su objetivo es claro: “El objetivo prioritario ahora es Madrid”.

Tomás, líder en España en la compra y venta de jamones (factura 15 millones de euros anuales), pretende instalarse en breve en “el centro” de la capital, en calles como la Gran Vía, para seguir exportando su idea de lo que ha de ser el jamón: un producto de calidad para todos los públicos.

La receta la tiene muy clara: “La clave del éxito es el servicio, darle a cada cliente lo que necesita”.

 

3 Comentarios

  1. jamones ibericos dice:

    He probado uno de ellos y la calidad es excelente.

  2. Marta dice:

    Hola.Queria mandar mi comentario sobre el trato recibido por sus trabajadores hacia los clientes.En el local que tienen ustedes en Las Arenas de Barcelona la encargada cuando le manifeste que no me habia llenado casi la copa de cava empezo a atacarme diciendome que yo no entendia ni era conocedora del champagne.Le dije que si me podia llenar un poco mas la copa y entre ella y la empleada que me habia atendido, se negaron tajantemente, aunque yo les dije que les pagaria lo que fuese.El señor que estaba a mi lado se quedo alucinando.Esa es la manera en que tratan ustedes a los clientes en tiempos de crisis????Que asco.
    Otra atencion que he tenido muy buena de parte de sus empleados es en el local de Mallorca Muntaner.El chico que trabaja alli, muy simpatico el,no se su nombre pero les puedo decir que hoy lunes dia 3 de junio por la tarde lo he encontrado alli y le dije que su trato lo iba a comentar por internet.Bueno el caso es que le dije un dia si me podia cortar el jamon, pues siempre me llevaba sobres, y me dijo que en la tienda no lo cortaban.Otro dia que fui vi que a un cliente si se lo cortaban.Que pasa que discriminan a la gente o que’ ?????Pues con la crisis que hay mejor que se molesten en conservar sus clientes. Ademas yo tengo mucha facilidad para escribir y YA QUE USTEDES ME HAN TRATADO MAL VOY A PONERLOS VERDES EN LAS REDES SOCIALES DE FACEBOOK.ESTOY HARTA DE LAS INJUSTICIAS.SEÑOR ENRIQUE TOMAS, PREOCUPATE DE ELEGIR MEJOR A TUS EMPLEADOS.ADIOS.

  3. Cesc dice:

    Nuestra experiencia al menos en la charcutería de Enrique Tomás en Barcelona (metro diagonal) NO es buena. Hemos probado varias veces su jamón de bellota (cortado, empaquetado en plástico) y lo primero que nos ha sorprendido es que el jamón pesa 85 gramos justos y sin embargo ellos dicen que pesa 100 y que el kilo cuesta 85 euros. Te cobran 85 euros por kilo…pero…en realidad son 100 euros el kilo ¿dónde está el enigma? Pues era de esperar: si pesas el sobre directamente…da 100 gramos exactos. Dicho de otra manera: el sobre, los plásticos interiores y demás…pesan ni más ni menos que 15 gramos de cada 100…por lo que te estafan 1,5 euros por cada 10 que pagas. Nosotros queríamos 200 gramos y compramos dos sobres de 100 y recibimos sólo 170 grms por el “truco del embalaje”. Bastante triste, francamente. Aparte de esto, la calidad del jamón (empaquetado) pese a decir que es bellota ibérico…no lo parece. Cada vez que lo hemos comprado…lo dejamos “respirar” fuera del plástico un par de horas…y el resultado es más el de un jamón serrano corto de aroma que un ibérico de bellota. Sorprendente para mal. Nada recomendable a este precio. Salen mucho mejor jamones (paletillas) humildes como la Coto de Galán, recién cortada (con aroma muchísimo más completo) que este Enrique Tomás que además…te pesa el embalaje y te cobra un 15% de más.