Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El sueño profesional de Mateu Blanch hecho realidad con Caravista

Enric Ribera
Enric Ribera 13/9/2018Comentarios

Mateu Blanch y su socio Pablo Ferreira abren un nuevo concepto de restaurante en Lleida tras varios meses de trabajo. ¿Su nombre? Caravista.

Foto: Pilar Rius

Foto: Pilar Rius

El proyecto Caravista nació durante un viaje que realizaron Mateu Blanch y Pablo Ferreira a Oporto, donde descubrieron el tipo de local que acaban de poner en marcha recientemente en Lleida. Se trata de un espacio que funciona como pescadería y como restaurante. El producto se expone en una vitrina, el comensal lo escoge y, o bien lo degusta en el restaurante -donde lo preparan a su gusto-, o bien, lo compra y se lo lleva a casa.

A partir del viaje, Mateu y Pablo buscaron el lugar más adecuado para un establecimiento con este perfil, y lo encontraron en la avenida Balmes, 38 de la ciudad leridana. Después de meses desarrollando el proyecto, abrieron el 31 de julio.

Como comentábamos la Peixateria-Restaurant Caravista ofrece dos opciones. Los clientes compran el pescado y marisco (expuestos en cajas con hielo) y pueden, tanto llevárselos a casa como hacer que los preparen en el restaurante y degustarlos allí. El espacio es elegante y alberga plaza para 52 comensales. También cuenta con otras 12 en la barra del bar. El precio de cada plato, cocinado y servido, se incrementa en 3 o 4 euros con respecto al de coste en mostrador. A pesar de ello, continúa siendo muy competitivo comer o cenar en el restaurante.

Frutos del mar frescos                                   

Los frutos del mar en Caravista tienen diferentes procedencias. El más próximo es el mar Mediterráneo, con unas gambas de Palamós espectaculares, atún del Océano Atlántico, navajas, almejas, berberechos, percebes, centollos, rodaballo (salvaje) y llobarro. También tiene en carta la sugerencia de pescados de piscifactoría. Todo, con el signo incuestionable de ser un producto fresco.

La bodega de Caravista está nutrida con 22 referencias de vinos y cavas, y también algún champagne firmado por bodegas de reconocido prestigio francés. Básicamente, los vinos son de la DO Costers del Segre, y algún  que otro vino procedente de las comunidades españolas.

La Peixateria-Restaurant Caravista es la culminación de una etapa vivida por el chef Mateu Blanch, a lo largo y ancho de su vida profesional, desarrollada en restaurantes y cocinas emblemáticas de Lleida, según él mismo pone de manifiesto.


Comentarios