Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Millesime! Valencia – Xavier Agulló

Xavier Agulló
Xavier Agulló 14/6/2011Comentarios

Lujo democrático

Pepe Rodríguez Rey

Ninguna duda tenemos ya del éxito inapelable de Millesime! como vehículo de fomento y promoción –con un carácter deliciosamente lúdico, además- de la nueva cocina española tanto aquí, en nuestro país, como en el resto del planeta. Tampoco es posible dudar de la procedencia del formato para su reproducción posibilista e infinita con el hábil concurso del empresariado más inteligente e inquieto –la sociedad civil, o sea-, que es como debe ser, ¿no?

Sin embargo, Manuel Quintanero se niega a quitar la “overdrive” en esta fulgurante carrera hacia su compromiso expansivo de la gastronomía española contemporánea. Resulta evidente que es Quintanero parte fundamental del suceso. Quintanero y su equipo. A veces, hay quien “ve” donde los demás describen. Quien se lanza mientras los otros meditan.

Manuel lo tuvo claro desde el principio. Y, hoy, Millesime! en su versión canónica –Madrid- es fervor sin adjetivos. “Madrid es nuestro; mañana el mundo lo será…”  También es culto en República Dominicana, Brasil México…

La “overdrive” decía. Pues eso era cuestión de tiempo. Y el tiempo ha llegado. A Valencia. Millesime para todos.

A todo gas. ¿Te imaginas un Millesime!, es decir, 12.000 metros cuadrados con los mejores chefs de España presentando en directos sus platos más cromáticos, los mejores productos de luxe al alcance, los vinos más anhelados por copas, cócteles, terrraza canalla y no sé qué más abierto a todo el mundo? Yo no lo imagino: me lo he comido y me lo he bebido.

Valencia, el pabellón 5 de su Feria, ha sido el punto inicial de esta nueva revolución que no sólo permite llegar de una tacada y por un precio simbólico a toda, toda la explosión de la cocina contemporánea española, sino vivir la expresión pública y social de un fenómeno lúdico hasta ahora elitista en total democracia. Copio el programa para no olvidarlo: Ramiro’s, Abantal, Adolfo, Maher, Aponiente, Arrop, Alborada, Casa Gerardo, A Estación, Piñera, El Claustro, Europa Decó, La Terraza del Casino, Casa Solla, Ferrero, Moo, Etxanobe, Torrijos, Las Rejas, Trigo, La Sucursal, Las Torres, El Alto de Colón, The Garden 2112, L’Escaleta, Casa José, Yayo Daporta, Puerto Delicia, Riff, Pepe Veira, Cocinandos, Don Giovanni, El Bohío, Torreblanca. Y esto son sólo los restaurantes. Porque además: jamón en vivo, ostras, caviar, quesos, Cruzcampo a gogó, las bodegas más influyentes en formato de wine bar, aula con demostraciones en vivo de los chefs gratuita, terraza drink&music, destilados, cava, champagne, postres y cocina dulce…

Tío, pasearse por esas calles perfectamente delimitadas, construidas y diseñadas –el diseño, probablemente uno de los factores del éxito del concepto Millesime!- con Pedro Morán y el flamante Premio Nacional, Pepe Rodríguez; ponerse con la fabada de Prendes o con la sobrasada marina de Ángel; esa cigala frita de Alborada; esas birras morosas al fresco… Y el espacio, y la ausencia de colas, y Miren brillando… Valencia sólo puede ser el principio: otras ciudades aguardan.

Alberto Lucchini, champagne en mano, lo dice rápido: “lujo democrático, tío”.