fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Nandu Jubany, “catalán del año” según sus colegas

David Salvador Ibarz
David Salvador Ibarz 30/5/2018Comentarios

El actor y director teatral Josep Maria Pou se llevó este martes el premio “Català de l’Any 2017” en una gala maridada gastronómicamente por once de los mejores chefs y restaurantes de Cataluña. Mientras dentro del Teatre Nacional se dirimía el ganador, en su hall, los doce cocineros -y once restaurantes- que participaron en el “Sopar de l’Any 2017” (Cena del año) celebraron su particular concurso. Ultimaban sus creaciones para la cena en los laterales del Teatre y votaban entre sonrisas. Si lo dieras tú, ¿quién sería tu catalán del año? Joan Roca, Carme Ruscalleda, Paco Pérez, Carles Gaig, Paolo Casagrande, Sergio y Javier Torres, Fina Puigdevall, Sergio Humada, Nandu Jubany, Jean Paul Marat y Christian Escribà desvelaron sus votos. Mi madre, tal médico, mi mujer, Nandu Jubany. Sí, con dos votos (mayoría simple), el chef de Calldetenes se llevó nuestro particular reconocimiento. En la cena posterior, lo compartió con Pou. Cosas de grandes.

Foto de familia de los chefs participantes en "Sopar de l'Any"

Foto de familia de los chefs participantes en “Sopar de l’Any”

La gala se desarrollaba dentro del Teatre y, a esa hora, los chefs reunidos para agasajar a las 700 personas que acudieron a la gala ultimaban sus platos. Allí se encontraba Paco Pérez (Miramar**), quien ya conocía quién acababa de ser nombrado “Català de l’Any”. “Si me preguntas, te diré que también él, un tío con valores”, explicaba mientras acababa su “Tigretón”. A su lado, Fina Puigdevall (Les Cols**) había traído su esencia resumida en un snack de rabanito, remolacha y zanahoria del huerto, y nominaba al despacho de arquitectos RCR, los creadores de su restaurante olotense. “Les debo mucho. Para mí son un ejemplo a seguir de superación y creación, de buscar nuevos caminos”. Segundo voto.

Seguíamos en la provincia de Girona para sondear a Joan Roca (El Celler de Can Roca***). Su dumpling de rosas y gambas de Palamós sería uno de los snacks más demandados posteriormente y Joan, el familiar Joan, barría para casa. “El título se lo daría a mi madre. Con 82 años, sigue cocinando, nos sigue cocinando con el mismo cariño”. Por ti, Montserrat. Y para ti la pregunta, Carme. Ruscalleda (Sant Pol***) respondía solícita: “Nandu Jubany, el hombre biónico. Nadie conseguirá romperlo”. El de Can Jubany* estaba unos metros más allá dirigiendo a su equipo con el brazo en cabestrillo. Tras perderse el Dakar 2017 por una lesión, logró su sueño de participar y acabar en el de 2018, aunque ahora volvía a estar tocado. “Me he caído del caballo y tengo la clavícula y una costilla rota”. Pero ahí andaba, ya con un voto y sin dejar de ejecutar para acabar su plato de la velada: milhojas de patata con steak tartar.

Jubany y Ruscalleda, en el briefing previo a la cena. Algunas de las tapas servidas e imagen del hall durante la celebración

Jubany y Ruscalleda, en el briefing previo a la cena. Algunas de las tapas servidas e imagen del hall durante la celebración

Al otro lado del teatro tenía las cocinas, entre otros, Sergio Humada (Via Veneto*). El joven cocinero había traído un bikini de confit de pato del Empordà con queso pecorino sardo, y también emitía su voto: Joan Manel Serrat, “para mí, el catalán por excelencia”. Gracias Sergio. En Barcelona nos quedábamos. A punto de inaugurar su nuevo restaurante, Sergio y Javier Torres (Dos Cielos**) eran más filantrópicos: el dr. Josep Santacreu, consejero delegado de DKV y “promotor de multitud de proyectos solidarios y sociales”. Por su trabajo brindaremos con las pipas heladas de girasol que traían los hermanos como tapa. Paolo Casagrande (Lasarte***) se permitía, mientras tanto, un voto doble. Como sobornaba a la organización con una tapa extra de su minicanelón de “cua”, cresta de gallo y berenjena ahumada, no pasaba nada. “Voto a mi mujer Cristina por endulzarme la vida… y a Xavi Donnay, mi pastelero aquí presente. Por, ¿lo mismo?”.

El recuento era fácil hasta la fecha. Siete votos, siete personas distintas. Jean Paul Marat, jefe de estudios de la escuela y restaurante Hofmann*, no desempataría. “Voto a Kilian Jornet, que ha subido dos veces al Everest en una semana. Es increíble”. Lo es, ciertamente, no menos que el escabeche japonés con caballa y emulsión de wasabi que presentaba el restaurante de Silvia Hofmann a la gala. Christián Escribà (Escribà) tampoco faltó para endulzar la cita mediante un Dry martini con cítricos y para votar solícito a “Jordi Évole, porque es muy grande y tiene mucha valentía. Un ejemplo de profesionalidad, rigor y compromiso”. Dicho.

Se acababa el panel de votantes. Carles Gaig (Gaig*), su sonrisa perenne y su no menos atemporal canelón con crema de trufa, sentaba cátedra: “El premio debe ser para Nandu. Un catalán universal que nos ha representado hasta en el Dakar”. Jubany, tuya era la última palabra aunque el título ya casi lo tienes. “Nomino a Nil Puigseslloses, el hijo del paragüero (amigo de Jubany), un joven de 15 años que ha sufrido desde pequeño por enfermedades y que me comentó lo valiente que era yo por participar en el Dakar. Él sí que es un valiente”. Sí, señor, se merece el título Nil, pero los panelistas han hablado.

Josep Maria Pou y Nandu Jubany, los "catalanes del año"

Josep Maria Pou y Nandu Jubany, los “catalanes del año”

A la salida del acto, con todos los invitados degustando las propuestas expuestas, así como las delicatesen de empresas punteras que deparaba el bufet, el reciente ganador del título oficial de “Català de l’Any” (2017, porque en esta ocasión también se entregó el correspondiente a 2016, al médico Oriol Mitjà) se encontró con Jubany. Ahí estaban los dos vencedores. Uno oficial, otro oficioso. Carme y Carles aplaudían. Casagrande seguía pensando en dulce.


Comentarios