Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Ni Neu y Elkano se disputaron la última noche de eventos en San Sebastián Gastronomika

Redacción
Redacción 10/10/2018Comentarios

Cocineros, periodistas, instituciones y profesionales del sector asistieron a los dos últimos eventos nocturnos organizados con motivo de la celebración de San Sebastian Gatronomika-Euskadi Basque Country. Es así como mientras en Ni Neu se destacaba el producto y maestría de los chefs más interesantes de Cantabria; en Elkano se demostró, una vez más, por qué la familia Arregui mantiene el rumbo de su parrilla marinera con “viento en popa y a toda vela”.  

El emblemático restaurante de Guetaria, Elkano –con una estrella Michelin y decenas de reconocimientos en su currículum- conquistó a los asistentes con su alabada parrilla. Ponentes, empresarios, patrocinadores y organización disfrutaron de la maestría de la familia Arregui, artífices del aclamado restaurante, referencia indiscutible de tierras vascas.

El jamón ibérico, selección especial Remedios Sánchez, de la reserva de 2014, abrió boca. A continuación el pescado, omnipresente protagonista de la carta y la jornada, demostró la maestría técnica de los Arregui. Un pescado azul, el bonito -atún blanco- se vio las caras con el cimarrón –atún rojo- en un plato que entonó las primeras notas de la cena. A éste le siguió un pescado blanco conformado por tres piezas de kokotxa sometidas a tres cocciones diferentes: rebozada, a la parrilla y en salsa. Para continuar, un guiso de pota que fue secundado por un caldo de pescado de la abuela. Y para acabar, como no podía ser de otra manera, un impresionante rodaballo que levantó de la mesa a los espontáneos “fotógrafos” que quisieron inmortalizar la pieza en sus móviles. Un recuerdo que quedó grabado no solo en la retina sino también en el paladar. La nota dulce la puso un postre de higo y helado y los bombones Neuhaus.

Los platos fueron acompañados por cerveza Keler, txakoli Hika blanco, Remírez de Ganuza blanco 2016, Remírez de Ganuza Reserva 2010 y Viña Coqueta Reserva 2008.

 

Y mientras todo ello se sucedía, a pocos km prensa, empresarios, patrocinadores e instituciones se reunían en el restaurante Ni Neu, junto al Kursaal, en un cóctel celebrado para destacar el valor del producto y sabor de Cantabria. Para conseguirlo se dispusieron alrededor de todo el comedor platillos elaborados por las jóvenes promesas cántabras. Estas elaboraciones se concretaron en: chicharro curado en salmuera, pistacho y capuchina de Sergio Bastard de La Casona del Judío; bombón de mejillón escabechado de José de Dios de La Bien Aparecida; texturas del bogavante azul en ensalada de Nacho Solana de Solana; bocado de morcilla de Villada y queso ahumado Las Brañas de Liébana de Samuel Fernández de El Remedio; macarrón de picasuelos, carbonara y trufa de Álex Ortiz de Pan de Cuco; taco de vaca Tudanca, achiote y encurtidos de Toni González de El Nuevo Molino; pechuga de paloma y ostra de David Pérez de Ronquillo; rabas de magano del Cantábrico de Miguel Ángel Rodríguez de Umma y anchoa de Santoña, el viaje de Pilar Velarde de Santa Luzia. ¿Y como postre? Bosque de otoño, de Óscar Solana de la Taberna la Solía. Los platos, considerados las joyas de la cocina cántabra -su puesta en escena así lo ratificaba- fueron acompañados con cócteles y combinados.


Comentarios