Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Ópera Samfaina busca promocionar el producto catalán bajo el asesoramiento de Óscar Manresa

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 21/2/2017Comentarios

Ópera Samfaina, ubicado en el antiguo Espai Liceu de Barcelona, nacía hace seis meses con el objetivo de convertir la experiencia de ir de tapas en un viaje sensorial en el que confluyen un grupo de expertos en gastronomía, ocio, artes visuales, plásticas y digitales. Ahora, tras su breve recorrido busca centrarse en la oferta de la cocina catalana con el asesoramiento del chef Óscar Manresa.

Joan Armengol, Anna Sans, Anna Casadevall, Óscar Manresa, Francesc Moner y Josep Mar.

Joan Armengol, Anna Sans, Anna Casadevall, Óscar Manresa, Francesc Moner y Josep Mar.

La idea es recorrer el recetario catalán agrupándolo por comarcas y ofrecer sus productos y platos más singulares a todos aquellos que visiten este ecléctico espacio.

El pistoletazo de salida lo darán tierras gerundenses con propuestas tan emblemáticas como el famoso Trinxat de la Cerdanya con col de invierno (de Josep Maria Massó, bEAuTy), el Suquet de Calella de Palafrugell (de Anna Casadevall, La Xicra), el Fricandó de vedella de Girona (Montserrat Fontané, Can Roca) o el dulce Bisbalenc (de Anna Sans, Pastisseria Sans). A modo de aperitivo se ofrecerá anchoas El Xillu de la Escala. Existe posibilidad de pedir estos platos por separado o bien en forma de menú degustación por un precio de 35 euros. Tras Semana Santa, se sucederán platos y productos de Tarragona, Lleida y Barcelona.

El objetivo de esta iniciativa es promocionar y dar a conocer –y más en una ubicación tan concurrida como ésta- al visitante, ya sea autóctono o no, lo mejor de la cocina catalana y vincularla a su lugar de origen.

Recordemos que Òpera Samfaina –término que ya es, en sí mismo, una declaración de intenciones- se divide en diferentes espacios: la Vermutería –tapas y aperitivos-, La Odissea – espacio privado donde asistir a una cata de vinos maridados con diferentes bocados, cuenta con el asesoramiento de Pitu Roca y el aforo es de 16 personas-, el pasaje de los Dioramas, La Diva –mesas temáticas con menú degustación-, el Sotamar –productos del mar-, Espérides –frutas y verduras-, Matança –embutidos-, Cataláctic –quesos y lácteos-, Dolça Catalunya –con el caganer de figura central que “caga” un bombón de chocolate, obra de Jordi Roca– y La Botiga –punto de venta de productos-. Cada uno de estos espacios está decorado en función de la temática que toca.

En la entrada, el visitante recibe una pulsera electrónica -con el fin de que pueda circular libremente por el espacio sin tener que ir monedero en mano- en la que se recogen las consumiciones que se van realizando. Al final de nuestra visita, justo en la salida, se entrega la pulsera y se abona el importe de todas las consumiciones.

El espacio permite comer, cenar, merendar, tomar una cerveza o incluso tan solo recorrerlo para ver sus peculiares instalaciones.


Comentarios