Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Pau Arenós publica sus propias 100 recetas “fáciles”

Luis Tusell
Luis Tusell 13/12/2013Comentarios

El periodista gastronómico se pone al mando de los fogones en ‘Hecho en casa’

‘Hecho en casa’, de Pau Arenós.

Pau Arenós ha cambiado de bando, al menos puntualmente. El periodista gastronómico, una de las plumas más respetadas en la crítica culinaria, acaba de publicar el libro Hecho en casa (Ediciones B), en el que él se convierte en cocinero. Arenós propone 100 recetas “fáciles y con sustancia” que elabora en la intimidad de su casa y con su familia ejerciendo la crítica gastronómica. Son recetas “sencillas y resultonas, propias o apropiadas”.

“Cocino desde mucho antes de escribir sobre cocina”, explica Arenós, que vuelve un poco a sus orígenes domésticos tras reconocer que pasa “demasiado” tiempo en los restaurantes.

El libro, en el que reúne “muchas nuevas ideas y algunas viejas” sigue la filosofía que Arenós ha seguido en su casa estos últimos 25 años tras visitar y conocer a tantos restaurantes y cocineros. “Llevaba las preparaciones a mi capacidad, o incapacidad”. Y propone al lector que haga como él: “Coger estas sugerencias y aliñarlas a su gusto” porque “la cocina es cuestión de gustos”.

No debe sufrir el lector en cuanto al material que necesitará para poder aplicar las recetas en su casa, porque Arenós “jamás” ha empleado “un robot” y teme que la Thermomix sea “un cacharro de procedencia extraterrestre”. El autor apuesta por una cocina casera “fresca, desinhibida, juguetona, gamberra, convincente, eficaz, real, viajera, urbana, para agasajar” y que sirva “para ahorrar”.

Por ello, divide cada receta en tres apartados: Qué, cómo y por qué. Son cortas y van acompañadas de fotografías realizadas por el propio autor con un iPad y pasadas por el filtro de Instagram. Entre ellas, distintos tipos de entrantes, platos principales pero de cocciones cortas y un breve paso por la repostería. Además, propuestas de fusión internacional, como los distintos nigiris o una “escudella ramen”, calamares a la japonesa, el “wokisotto” o una “wontonfarra”.

Sin duda, una buena opción para cocinar platos pasados por el filtro de alguien acostumbrado a trasladar la información de los cocineros profesionales al público general.