fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Helados de campeonato en la nueva Popota

Belén Parra
Belén Parra 23/12/2018Comentarios

Pronto hará un año que el chef Jordi Guillem volvió a subirse al segundo escalafón del podio del Mundial de Heladería que cada dos años se celebra en Italia. Casi sin tiempo de digerir ese nuevo Subcampeonato para España –el segundo consecutivo para Guillem-, el cocinero catalán ultimaba la apertura en Madrid de Popota, su primera heladería de autor. No ha esperado siquiera al verano para así evidenciar que se puede -¡y se debe!- comer helado todo el año. Eso es lo que propone la nueva heladería Popota: desestacionalizar su consumo. También reivindicar sabores clásicos como el de vainilla o el de pistacho, y sugerir nuevos como el de algarroba mediterránea con avellana de Reus, que es por ahora el más vendido.

Para una vitrina en la que apenas caben 12 helados elaborados in situ a diario, Guillem ha configurado una carta que conjuga tradición y vanguardia. “Con la primavera incorporaremos un nuevo sabor al mes, combinando gustos conocidos por todos con otros más creativos”, apostilla. El más sorprendente de su cosecha hasta la fecha es el helado de hot dog, que aquí con pan de leche caliente. Pero también hay de turrón de Jijona, de cereza Morello, de café con licor de güisqui… Todos cremosos, “bajos en azúcares refinados y con un twist contemporáneo”, indica Irene Ravchuk, licenciada en la Universidad del Helado sita en Bolonia (Italia) y socia de Guillem en este proyecto. Ella es precisamente la que ha impulsado el negocio, del que es su cara visible en Madrid.

Junto a los helados a partir de 3,90 euros, también se puede degustar un buen chocolate a la taza, un affogato hecho a conciencia, leches frías vegetales o un polo helado.

El interiorismo de la tienda que acaba de abrir en Malasaña está inspirado en las películas de Wes Anderson –basta con ver El Gran Hotel Budapest– y en las tendencias de los años 50, por lo que todo en el local se adecua a la estética de entonces.

En paralelo a esta primera incursión en Madrid, el chef Jordi Guillem sigue al frente de Lo Mam, el restaurante gastronómico de Le Méridien Ra en El Vendrell (Tarragona).


Comentarios