Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Un prototipo experimental que detecta los defectos del vino

Redacción
Redacción 8/11/2016Comentarios

Hace tres años las empresas Mecanizaciones Alavesas S.L., especializada en la fabricación de equipos y maquinaria industrial, y Ainia, Centro Tecnológico especialista en tecnologías de visión avanzada y en el desarrollo de I+D en alimentación y bebidas, pusieron en marcha Bottlescan, un proyecto de I+D colaborativa. El objetivo era desarrollar prototipos de inspección avanzada, capaces de aportar soluciones en el control de línea -a tiempo real- de la calidad de los vinos embotellados. La bodega Rioja Alta S.A. se ha sumado al proyecto y colabora tanto en el suministro de muestras, como prestándose a evaluar los prototipos desarrollados en sus instalaciones.

AINIA_LA_RIOJA_ALTA_proyecto_Bottlescan (003)

El proyecto Bottlescan ha conseguido unos resultados pioneros de gran valor: el desarrollo de dos prototipos de visión avanzada y espectroscopia para bodegas, ambos instalados de manera experimental en la línea de embotellado de La Rioja Alta S.A. Gracias a esta iniciativa, financiada por el programa Retos del Ministerio de Economía y Competitividad, los prototipos consiguen detectar en tiempo real y sin mermas en la producción los bitartratos precipitados existentes en las botellas inspeccionadas. Los bitartratos son los pequeños posos o cristales que a veces encontramos en el fondo de las botellas de vino de guarda. Aparecen debido al “ácido tartárico” de la uva y aunque son evidencia de un buen vino, el consumidor no siempre lo acepta, motivo por el cual la tendencia de las bodegas de alto nivel es eliminarlos, intentado conseguir un vino lo más limpio posible de posos.

Este prototipo experimental, basado en visión penetrante NIR, no solo consigue detectar los bitartratos sino también cualquier otro contaminante de tamaño reducido (hasta de varios milímetros) como algún fragmento de vidrio o plástico, situados en el interior de la botella de vino, conforme las botellas pasan por la línea de producción. La visión penetrante NIR utiliza cámaras con sensores, especialmente sensibles al rango espectral del infrarrojo cercano, por lo que son capaces de detectar características invisibles para el ojo humano. Esta aplicación trabaja en tiempo real mediante computación paralela y procesa al momento cada imagen que capta la cámara.

¿Cómo funciona? Una vez el prototipo ha identificado los bitartratos y cuerpos extraños, emite señales al resto del sistema que producen su clasificación de manera automática.

Otro de los ejemplos de la eficacia de este prototipo se encuentra en el tema de la oxidación de los vinos cuando viene producida por microfiltraciones en el corcho. Hasta la fecha este defecto no se descubría hasta descorchar la botella. El prototipo sí lo detecta con lo que podemos eliminar la botella oxidada en la misma línea de producción.

El proyecto “Inspección de la integridad y seguridad en líneas de embotellado de vidrio”, Bottlescan ha sido financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, dentro del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016 y por el Programa Estatal de I+D+i orientado a los retos de la sociedad-Convocatoria 2014, y cofinanciado con Fondos Estructurales de la Unión Europea.

Aunque los prototipos desarrollados tienen como objetivo prioritario la mejora de la calidad de los vinos embotellados, pueden ser aplicables a otros sectores como el de aceites, bebidas refrescantes, cerveza y bebidas espirituosas.


Comentarios