Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Quanarian, mejor gofio de Canarias 2016

Francisco Belín
Francisco Belín 4/7/2016Comentarios

El gofio, la elaboración de cereales molidos y tostados, base en la nutrición de los aborígenes y muy presente en la dieta de los canarios, vivió por segunda ocasión su certamen regional en las islas. Una fiesta que situó en lo más alto del podio a Quanarian, un cuidado producto de trigo del país de la variedad conocida como “barbilla” -considerada una de las más antiguas y tradicionales-.

 Quanarian, mejor gofio canario 2016

Quanarian, mejor gofio canario 2016

Quanarian Trigo Antiguo del País con Identificación Geográfica Protegida (IGP) y elaborado en Tenerife por CIA de Transformados Canarios de Alimentación-Cetecal fue elegido Mejor Gofio de Canarias y Mejor Gofio de Grano Local en el Concurso Oficial Agrocanarias 2016, mientras que las Grandes Medallas de Oro recayeron en Gofio Gomero a base de trigo, de La Gomera; Comeztier de trigo y millo, de Tenerife, y Molino de Gofio Imendi, de La Gomera, que recibió dos premios, por su producto de 7 cereales y por el de millo (maíz) de grano local.

En el concurso organizado por el Gobierno de Canarias a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), la distinción a la Mejor Imagen y Presentación recayó en una producción de millo antiguo del país de la empresa tinerfeña Cetecal.

Por islas, La Gomera, Tenerife y Gran Canaria lograron seis premios cada una. Las 88 producciones de 19 molinos que competían en esta edición fueron valoradas en dos jornadas de cata a ciegas por un panel compuesto por catadores prestigiosos del archipiélago.

El cultivo de la variedad de cereal que hace tan genuino al Quanarian se realiza en pequeñas parcelas escalonadas –terrazas-, lo que lleva a una producción muy escasa y de enorme valor con raíz en las tradiciones.

El gofio canario

El gofio se elabora de manera tradicional, a partir de granos enteros de cereal cuidadosamente seleccionado, que son tostados lentamente y posteriormente molturados en molinos de piedra, con una ligera adición de sal marina.

Posteriormente se envasan en botes para preservar todas sus cualidades y aromas hasta la llegada al consumidor. La producción media anual sobrepasa las 1.100 toneladas, y la facturación agregada supera los 20 millones de euros.