Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Raimat añade un nuevo código a sus botellas para facilitar la elección de vinos

Redacción
Redacción 3/3/2017Comentarios

La relación del público joven con el vino es, todavía, la asignatura pendiente del mundo vinícola. La terminología empleada en su descripción, su supuesto vínculo con un sector social específico o el aura de aparente complejidad que lo envuelve, ha generado la idea -errónea- de que es una bebida “solo para entendidos”. La bodega Raimat, con el objetivo de descodificar y aligerar el lenguaje vinícola y facilitar su comprensión, ha creado un sistema basado en números. ¿Quieres saber cómo funciona?

Las declaraciones del equipo de enología de la bodega ya son toda una declaración de intenciones: “Al consumidor le cuesta entender el mundo del vino en general, su lenguaje, y no es capaz de saber qué es lo que va a encontrar dentro de la copa. De nada sirve que hagamos cada vez mejores vinos si no conseguimos explicarlos y que quien los compra, los comprenda y los disfrute”. Una de las soluciones para facilitar esta lectura al consumidor es la introducción de una serie de códigos basado en números que indican la intensidad del vino que se va a tomar.

La numeración va del 1 al 10 (de menor a mayor intensidad) y sirve de orientación para que el consumidor, además de conocer qué características definen al vino, obtenga una primera pista a la hora del maridaje.

Durante la presentación de este nuevo código en las botellas de vino de Raimat, la bodega aprovechó para anunciar la progresiva conversión de su viñedo en ecológico, “por ahora tenemos 300 hectáreas pero en tres años la idea es que el 100% lo sea”. Esta iniciativa está en la línea de su filosofía de respeto por el medioambiente y su política de sostenibilidad que incluye proyectos de reciclaje, biomasa y de reducción del uso del agua. Esta serie de estrategias respetuosas con el entorno ya han dado sus primeros frutos: los vinos Boira (garnacha tinta) y Ventada (garnacha blanca), ambos ecológicos.


Comentarios