fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Restaurant L’Olivé actualiza su propuesta tras más de 30 años de servicio ininterrumpido

Redacción
Redacción 19/1/2018Comentarios

 

Renovado en continente y contenido, el restaurante L’Olivé vive una segunda juventud. Ha sido uno de los puntos de encuentro gastronómicos de Barcelona desde 1984, y ahora este local de la calle Balmes ha cambiado estética y actualizado propuesta gastronómica. El clasicismo perdura en una carta pensada para comer bien y sin escasez, aunque ahora luce prescindiendo de artificios, más liviana quizá, aunque igual de sabrosa. 

 

Son 34 años dando de comer en el centro de la capital catalana, 34 años sin cerrar día alguno (salvo los dos meses de reforma) que ahora relucen en propuesta y estética, de local y plato. Con la ayuda del estudio de Lázaro Rosa-Violán, L’Olivé ha mudado al verde oscuro olivo para erigir espacios individuales, modulables, acogedores y con luz dirigida para resaltar lo que importa: una carta de cocina catalana y mediterránea enfatizada para compartir, de raciones generosas y con mayor número de sugerencias.

El resultado es una carta aligerada en propuestas, ordenadas éstas  bajo epígrafes indispensables en un restaurante tradicional. El chef es César Pastor con experiencia previa en Bonanova, Colibrí o restaurante César Pastor y ha potenciado marisco (zamburiñas, navajas, ostras… producto en mayúsculas), arroces (de pescado y marisco, de verduras con butifarra, negro con sepia, de verduritas) y sugerencias, y ha prescindido y revisado guisados (callos con garbanzos, canelón de pularda) para apostar por el producto cada vez más virgen, de proveedores cercanos y de confianza.

Samfaina, ganxet, ceps. Nombres que hablan de procedencia y que, a su vez, se acompañan con otras propuestas y técnicas de la cocina tradicional -como el rape a la donostiarra, la presa ibérica o las ostras de la ría de Arousa-. Éstas, todas, también la escalibada o los morros de bacalao, son clásicos que ahora L’Olivé acompaña de propuestas ya asimiladas, como el tartar de lubina con salsa de estragón o el tataki de atún a la brasa con foie. También del canelón de txangurro, un canelón largo a propósito.


Comentarios