Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Tragaluz deja en manos semejas la restauración del Hotel Omm

David Salvador Ibarz
David Salvador Ibarz 17/7/2018Comentarios

Rosa María Esteva y Tragaluz dejarán el Hotel Omm, y su Roca Moo* y Roca Bar, a finales de este mes, cediendo su gestión al israelí-holandés Liran Wizman y su equipo de SIR Hotels, quienes han prometido a la “jefa” mantener a todo el staff. “Os dejo en buenas manos. Liran es un gran trabajador y compartimos la visión de un hotel integrador y que haga ciudad, además de ser muy guapo…”. Paga la banalidad el contexto en que se comentó. Esteva celebró este lunes la fiesta de despedida de “su hotel”, y lo hizo acompañado del nuevo gestor y de muchos de los amigos que “han compartido estos 15 años de aventura y cariño”. Wizman sonreía. “Roca Moo y Roca Bar se transformarán en tres restaurantes diferentes, de producto local eminentemente, todos gestionados al estilo The Entourage Group”, el Tragaluz holandés.

Joan, Jordi y Josep Roca junto a Rosa Esteva. Foto: Jorge Andreu

Joan, Jordi y Josep Roca junto a Rosa Esteva. Foto: Jorge Andreu

Además de dirigir Europe Hotels Private Collection -el grupo que gestionará a partir de agosto el hotel bajo el paraguas de SIR Hotels-, Wizman dirige también la empresa The Entourage Group. Fundada en 2008, persigue conceptos similares a Tragaluz, con la hospitalidad como eje vertebrador de hasta seis marcas diferentes de restaurantes (de burguers gourmet –The Butcher-; de cocina japonesa “chic” –Izakaya-, o de street food de Bombai –Shirkhan-). Con sede en Amsterdam, algunas de las referencias han viajado por Europa como Izakaya –con sedes en Hamburgo, Munic e Ibiza- o The Butcher –en Berlín o Ibiza-. La similitud con Tragaluz sigue en su eslogan: “No sólo creamos restaurantes, creamos experiencias que unen personas”.

Wizman comentó que quiere implantar en la planta calle del hotel, donde hasta finales de mes seguirán vigentes Roca Moo y Roca Bar, “dos restaurantes de producto, gastronómicos, al que añadiremos uno abajo diferente”. La idea, a priori, no es repetir los restaurantes que Entourage gestiona. “Rosa ha creado un hotel y un restaurante realmente icónico y me siento muy honrado de perpetuar su legado y llevarlo un paso más allá”, comentaba el nuevo director. La previsión de apertura, el 1 de marzo de 2019. Por delante, siete meses de obras y transformación.

Los hermanos Roca y Rosa Esteva, junto a Liran Wizman y su pareja. Foto: Jorge Andreu

Los hermanos Roca y Rosa Esteva, junto a Liran Wizman y su pareja. Foto: Jorge Andreu

Los Roca y Rosa Esteva, ahora “más unidos que nunca”

Tanto el hotel como el restaurante funcionarán hasta finales de mes, por lo que las oportunidades de disfrutar de las creaciones de Rafa Panatieri (chef residente) y de los hermanos Roca (supervisores de la oferta) se agotan. “Teníamos que cerrar. Estábamos aquí por fidelidad a una persona, a Rosa, por su amistad y sentimiento. De ella hemos aprendido y con ello hemos crecido, por lo que éste proyecto no tenía continuación sin ella”, explicaba Pitu Roca. “Hemos tenido muchas ofertas, sobre todo cuando empezamos nuestras giras, pero no quisimos irnos. Aquí estaremos mientras esté Rosa, nos decíamos”. Y así han cumplido. A partir de agosto, los Roca pierden el único local que gestionaban lejos de su Celler, con un interiorismo por cierto de la hija de Rosa Maria Esteva, Sandra Tarruella. “El feedback entre ambas familias está y estará”, añadía Joan Roca. “Ahora más que nunca, Rosa nos tendrá a su lado”. Veremos qué significa.

Ferran Adrià, Andoni Luis Aduriz y algunos de los invitados a la fiesta. Foto: JorgeAndreu

Ferran Adrià, Andoni Luis Aduriz, José Andrés y algunos de los invitados a la fiesta. Foto: Jorge Andreu

Aduriz “sufre” siete horas de bus para estar con Rosa

Los tres hermanos Roca estuvieron presentes en la fiesta, que contó también con la presencia de muchos otros chefs y amigos de la casa. Entre otros, Ferran Adrià, Nandu Jubany, Álvaro Palacios, Ramon Freixa, Raül Balam, Carles Abellan, Paco Torelló, Max Colombo, Silvia Hofmann, Koldo Royo, Óscar Manresa, Albert Raurich y Tamae Imachi, además de un simpático José Andrés o de Andoni Luis Aduriz. “Nos han cancelado el avión y hemos llegado por los pelos en bus”, sonreía el de Renteria. “Pero debíamos estar. Rosa y los Roca se lo merecen. Estuve aquí hace quince años cuando se inauguró y tocaba estar en la despedida”. El abrazo posterior fue de Joan. Lo necesitaba. “A las 06h, en teoría, sale el avión de vuelta… A ver”. Locuras de amistad, que el chef de Mugaritz recibió hace poco en primera persona. El mejor legado de Esteva, que ahora destinará toda su empatía y energía a los restaurantes que gestiona junto a su hijo. Tragaluz cede un testigo, mantiene 17 (en Barcelona principalmente, pero también en Calella –Tragamar- y en Madrid –Tomate y Luzi Bombón-).

Por cierto, en apenas dos semanas, la provincia de Barcelona acaba de darse cuenta que este año perderá cuatro estrellas Michelin, tras el reciente anuncio del cierre del Sant Pau de Carme Ruscalleda.


Comentarios