Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Sale el libro de “Un país para comérselo”

Redacción
Redacción 25/5/2011Comentarios

Juan Echanove e Imanol Arias

Juan Echanove e Imanol Arias están convencidos de que el buen comer es la manera más fácil de entenderse y comprender las complicadas relaciones entre vecinos, ya sean personas o territorios. «Este país es más fácil de explicar a través de la gastronomía que con otros parámetros culturales. Con un libro de Néstor Luján (pionero de la literatura gastronómica) en una mano y otro de Vázquez Montalbán en la otra, puedo decir qué es este país», apunta con rotundidad el gastrónomo Echanove, que ha tenido la oportunidad de recorrer media España con el programa ‘Un país para comérselo’ junto a su «hermano» Imanol Arias. En la primera temporada viajaron a Cádiz, Zaragoza, Ávila, Zaragoza, Extremadura, Cantabria, Asturias o La Gomera, donde probaron infinidad de productos tradicionales y comprobaron la dureza del trabajo en el campo.

Ahora vuelven a la carga. Lo hacen en un libro editado por Grijalbo y que lleva el mismo nombre que el programa, donde plasman la esencia del programa, incluyen recetas tradicionales y hablan de comida y lugares, principalmente. «Queremos que proporcione un recordatorio al espectador, más allá de lo audiovisual», apuntó el actor madrileño. «Me gusta que sea algo escrito, plasmado», comentó Arias, quien reconoce que este viaje le ha servido para ahorrarse «un dinero en psicólogos».

Echanove, por su parte, cree que el libro recoge «el espíritu del programa», además de incidir en la importancia de la comida en nuestro ADN. Puso como ejemplo cualquier acontecimiento social. Sea bueno o malo, siempre acaba «alrededor de una mesa». «Eso es una característica de este país», añade Echanove, convencido de que está participando en un «programa sociológico» en el que demuestra que «es un país para comérselo».

Incesto culinario

«No se puede entender la cocina vasca si no se habla de La Rioja, Cantabria o Aragón», insiste Echanove, que quiso hacer una mención aparte a la cocina de las islas. «Es un incesto culinario. Canarias con Venezuela y Baleares con la comida de Toscana o la organización familiar de Sicilia. Y no estamos hablando de la mafia», indica el actor madrileño. Imanol Arias solo podía asentir cada palabra de su compañero. «En Mallorca, había unos olivos que no habían sufrido nunca un virus, un incendio. Tendrían mil años. Y ahí estaba el abuelo cuidándolos con la paciencia que necesitan unos árboles de este tipo, produciendo un aceite excelente», recuerda. Arias está convencido de que los pucheros van más allá de ideologías, divisiones o patrias. «En España, lo importante es no cocinar todo a la vez. Cada cosa, con sus ingredientes. Y luego juntamos», comenta el padre de la familia Alcántara.

No obstante, los dos intérpretes indicaron que los grandes protagonistas de los programas y del libro son los agricultores, cocineros, ganaderos, pastores o pescadores que han abierto las puertas del programa sin ninguna malicia ni interés. Los dos actores reivindicaron más medios, como la banda ancha, para mantener el campo. «No hemos hecho un programa talibán entre urbano y rural, pero sí tenemos un claro compromiso con el desarrollo rural. En Barcelona y en Madrid no visitamos las capitales, sino los pueblos. Y si tenemos que hacer uno de las ciudades, lo haremos», indican.

Las idas y venidas por las diferentes comunidades autónomas tendrán su continuidad a partir de septiembre. Echanove y Arias están rodando en estos momentos la segunda temporada de la serie documental, que también ha sufrido los efectos del terremoto en Lorca. El equipo tenía pensado ir a grabar a Murcia esta semana, pero al final decidieron aplazarlo. «Nos pidieron que les diéramos 20 días y dijimos que sí. A pesar que afectan a otros proyectos, pero creo que tenemos que ir», indica Echanove. Otro de los sitios a los que le han pedido ir es a Portugal. «Tenemos espectadores que nos reclaman. Habrá que pensarlo, pero es complicado», señala el actor vasco. «Porque todo parece muy cerca, pero qué grande es todo, ¡qué grande es Jaén!, por ejemplo», apunta Echanove.