Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Totora festeja el Mes Morado con platos peruanos llenos de historia

Redacción
Redacción 5/10/2018Comentarios

El restaurante ‘se transforma’ en octubre e invita a sus comensales a celebrar la festividad más importante de Perú con platos llenos de historia, como la Carapulcra, la Chanfainita o el Turrón de Doña Pepa, y todo ello, armonizado con cócteles como la Chicha Milagrosa.

Ya está aquí el mes de octubre y con él, el Mes Morado. Son 30 días en los que los pueblos, villas y ciudades peruanas (especialmente Lima) se acicalan con este color y salen en procesión en honor al patrón de los peruanos, el Señor de los Milagros o Cristo Moreno. Pero además de religiosidad, el Mes Morado es gastronomía. Las cocinas peruanas desprenden mil y un aromas a especialidades criollas. Aromas que invadirán más que nunca la cocina del restaurante Totora, en Barcelona. Desde el 1 de octubre y hasta que acabe el mes, el chef Pablo Ortega y su equipo elaborarán toda una serie de platos, dulces y salados, para conmemorar la que es una de las festividades peruanas más destacadas del calendario. Recetas ancestrales que invitarán a vivir el Mes Morado y que conseguirán que el comensal se traslade desde su mesa hasta el corazón del Perú.

Así, durante todo octubre, la carta de Totora está “aderezada” con algunos de los platos más típicos de esta celebración, como el Festival de Anticuchos (de corazón de ternera, molleja de pollo, contramuslo de pollo y pulpo); el Piqueo Criollo (con anticucho, papa rellena, causa limeña y tamales); la Carapulcra con lechón crocante, guiso típico del sur de Perú y cuyos orígenes se remontan al pueblo aimara y con una clara influencia afroamericana; la Chanfainita con lengua, otro guiso de origen afroamericano, que normalmente se elabora con pulmón de res o de cordero (bofe) pero que aquí se cocina con lengua de res; el Cau Cau de “pota madre”, que típicamente se elabora con callos (mondongo), pero que Pablo Ortega lo ha customizado al elaborarlo con ají amarillo, hierbabuena, papa y calamar de pota; o el Tacu Tacu con un costillar guisado a baja temperatura durante ocho horas.

Pero no hay Mes Morado sin unos buenos dulces. No faltará el mítico Turrón de Doña Pepa, el Combinado de mazamorra con arroz con leche, los deliciosos Picarones, y el Ranfañote, la versión peruana del mel y mató, como le gusta contar al chef Pablo Ortega. Y todo ello, bien “regado” con cócteles y bebidas peruanas clásicas y de nueva creación, como la Chicha Morada (sin alcohol), la Chicha Milagrosa,  la Chicha Sour o el Negroni Pisco.

La celebración del Mes Morado acabará con una gran fiesta el 31 de octubre, con motivo de la festividad del Día de la Canción Criolla. Será una velada muy especial, con música en vivo. La guinda del pastel de un mes lleno de vida, tradiciones y gastronomía peruana.


Comentarios