fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Buenas expectativas con la temporada de Tuber Melanosporum

Redacción
Redacción 28/11/2018Comentarios

El pasado 15 de noviembre se daba el pistoletazo de salida a la temporada de recogida de trufa negra, en su variedad Tuber Melanosporum, y que se extenderá hasta el mes de marzo. Además, esta campaña 2018-2019 se prevé sea excepcional según apuntan los truficultores más experimentados de la comarca de Gúdar- Javalambre, Teruel.

Según los expertos, dado el número de precipitaciones de este año -y su diversidad por el área geográfica- se augura que será un año excepcional para la trufa. El clima es fundamental para el crecimiento y desarrollo de este producto y necesita agua en todo el proceso. Crece en primavera y madura de noviembre a marzo, pero es en invierno cuando se crean las condiciones de la tierra para que crezca la trufa de la siguiente temporada.  Por lo tanto, en enero es cuando se alcanza el grado de maduración más elevado.

De ahí la importancia del agua, “este año ha sido bueno en lluvias pero el invierno pasado no se registró una pluviometría elevada. De haberlo sido, la trufa que crece en primavera y madura ahora hubiera sido una de las mejores temporadas de la historia”  explica Estefanía Doñate, de Manjares de la Tierra, empresa de elaboración artesanal de productos con trufa. Y añade “la campaña 2018-2019 se prevé buena y con mucha trufa porque, aunque hay bastantes plantaciones que no tienen riego, como este año ha llovido mucho todo apunta a que será excepcional”.

¿Cómo se cultiva?

La producción de la trufa es algo compleja. Su cultivo se produce mediante la inoculación del hongo en la raíz de árboles como encinas o robles. No es fácil cultivarla y según datos del Centro de Investigación Agroalimentario de Aragón (CITA) el 90% de la producción es controlada siendo un pequeño porcentaje el que representa las trufas silvestres. Por lo tanto, la complejidad de su producción y la incidencia de las lluvias influyen en el precio final de este producto.

En cualquier caso, en la región de Gúdar-Javalambre se dan las condiciones climatológicas y de orografía idóneas para el cultivo de trufa negra, la preciada Tuber Melanosporum, y el sector truficultor es muy importante en la zona.

En la cocina

Según añade Estefanía Doñate “con unos 5 gramos de trufa se puede hacer un plato muy bueno por apenas 5 u 8 euros de trufa. Aunque el precio por kilo pueda parecer elevado, no necesitamos kilos de trufa para cocinar con trufa ya que con pequeñas cantidades es suficiente. De esta forma, cualquiera en su casa puede utilizar trufa y añadirla laminada o rallada sobre el plato y conseguir un resultado excepcional por lo mismo que se gastaría cenando fuera”.

Los datos

España tiene una superficie de 10.000 hectáreas dedicadas a la trufa negra, Tuber Melanosporum -una de las especies culinarias más apreciadas- de las que Teruel, con un total de 6.000 hectáreas, es uno de los mayores productores a nivel mundial. Su cultivo se localiza principalmente en la comarca de Gúdar-Javalambre siendo Sarrión el punto central de esta actividad, hecho por el que se conoce como la capital mundial de la trufa. Según datos de la Cámara de Comercio de Teruel el sector de la trufa en España está en auge y Teruel es el principal exportador nacional.


Comentarios