Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Último día de Mercat de Mercats

Redacción
Redacción 21/10/2018Comentarios

Si la catedral es uno de los puntos más concurridos de Barcelona por su espectacular arquitectura y su emblemático significado en la ciudad, los autóctonos tuvieron una razón más para pasear por su entorno: último día de Mercat de Mercats.

El debate del Aula de Mercats comenzaba con un tema de plena actualidad: “menos influencers de postureo y menos comunicadores de mercados”. El moderador, Xavier Agulló, dinamizó el grupo formado por cuatro personas vinculadas a las redes. Entre las sugerencias puestas sobre la mesa, un mensaje para los mercados “hoy día ya no es suficiente tener el mejor producto y el mejor stand, sino estar presente en las redes sociales. Internet es el escaparate”. Carles Tejedor, sentado entre el público, también hizo su aportación “los mercados tienen que estar abiertos a la tecnología, es verdad, pero además, también al día a día de la gente. Antes uno iba al mercado a las siete y media a comprar pero ahora, la gente va a trabajar a esa hora y luego no sale hasta las 19:30”.

A continuación, el auditorio asistió a una charla sobre vehículos eléctricos. Tras finalizar, el equipo de Hofmann habló sobre sostenibilidad mientras daba a probar algunos productos al público y preparaba un plato de verduras.

La jornada matutina finalizó con una ponencia magistral en la que se intentó simbolizar el claim de esta edición de Mercat de Mercats: el mercado como entidad sostenible. De ello, se ocuparon el restaurante Habitual, de Ricard Camarena, ubicado en el Mercado Colón de Valencia; Jorge Ochoa de El Mercado, situado en el mercado del ensanche en Tafalla, Pamplona; Alex Marugán de Tres por Cuatro del Mercado de Torrijos, localizado en el madrileño barrio de Salamanca y Quim Marquéz con su bar Quim de La Boquería, el más emblemático de Barcelona. Cuatro ejemplos de cómo hacer gastronomía desde los mercados.

La tarde fue jornada de catas. La primera giró en torno al caviar. Un producto mitificado del que, en realidad, poco se sabe. Son tantas las imitaciones y las creencias populares que existen sobre el caviar que discernir qué es verdad y qué es un error, es una ardua tarea. Por ejemplo, datos que pocas personas conocen: el 70% se produce en China; solo se llama caviar a las huevas del esturión, no existe el salvaje y el beluga es tan complicado de criar en piscifactorías –hay que tener en cuenta que es un pez que puede llegar a medir seis metros, pesar una tonelada y que necesita espacio- que existen muy pocos lugares donde mantenerlos -solo existe en Irán, China y Bulgaria, no en Rusia-. Y más, el no pasteurizado solo tiene un año de vida y cada lata cuenta con un código que permite conocer su procedencia, el año de producción, la especie de esturión del que procede y si es en cautividad.

En la siguiente cata el protagonista fue el vino. Una degustación que estuvo a cargo de Marc Ribera Valette, de Vinevinum. Y por último, fue la cerveza la que llenó la copa de los asistentes.

Paralelamente, a lo largo de todo el día Artistes de Mercat dedicó su espacio al bacalao, las setas y el cordero.


Comentarios