Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Un menú “flower power”

Salvador Garcia-Arbós
Salvador Garcia-Arbós 14/5/2015Comentarios

Iolanda Bustos replanta su restaurante La Calèndula en el Hotel del Teatre de Regencós, en la Costa Brava ampurdanesa, y despide 6 años en Girona con un menú con 60 flores distintas para conmemorar las 60 ediciones de la celebrada muestra floral «Temps de Flors»

Este sábado sirve su última cena en Girona uno de los restaurantes más dinámicos de la ciudad, destacado desde que abrió en 2009 por su apuesta conceptual de cocina basada en las flores y por su dinamismo organizador de eventos culturales, sociales o botánicos. Iolanda Bustos y Jacint Codina han preparado una «despedida a lo grande» con un menú de 16 platos, construido con 60 flores distintas. Son 60 porque ha querido sumarse a los actos conmemorativos de las 60 ediciones del celebrado Girona, Temps de Flors. 

Jacint Codina & Iolanda Bustos, de La Calèndula

Jacint Codina & Iolanda Bustos, de La Calèndula.

La nueva Caléndula reabrirá en julio en Regencós, situado en el Empordanet, el hábito natural del restaurante fundado por esta ampurdanesa aficionada a la botánica y autora del celebrado libro La mejor cocina con flores, plantas y frutos silvestres.  Ella misma nos recordaba que más que un cierre es un traslado, un regreso, a su hábitat natural, con unas condiciones ideales para crecer y trabajar con una calidad de vida que les permita conciliar su profesión con la cocina.

Para ello Iolanda Bustos y Jacint Codina se han asociado con Alejandro  Sánchez y Maria Laura Baudenet en el Hotel del Teatre, un hotel boutique de siete exclusivas habitaciones, situado en la plaza Major de Regencós, donde el 1 de juliol van a inaugurar la temporada de verano con la flamante nueva Caléndula.  Brindaremos con champán de saúco o Gala y saciaremos la sed con su cerveza de flores.

El sábado 16 de mayo van a dar el último servicio en Girona, con su espectacular  menú en su línea conceptual de radicalidad botánica, con 60 flores con las que se marcó el reto respetar sus propiedades intrínsecas: sabor, color, olor y textura. La mayoría son de su propio jardín, aunque algunas son silvestres y compra las exóticas. Un menú que tituló La experiencia floral de la tu vida; mira, huele, escucha, acaricia i cómelas.

Quedan dos cenas, la del viernes y la del sábado. He realizado unas cuantas con un éxito enorme. La clave de su éxito ha sido su presencia en las redes sociales y por su afán de organizar otras red de conocidos y adeptos, por haberse convertido en una agitadora social, y por sus detalles flower power. El último ha sido la bolsita de semillas de caléndula, para que las sembremos en casa, en una maceta, y obtengamos la «fuerza, virtudes y belleza de la Calendula officinalis», de la que tan colgada está Iolanda.