Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Una intoxicación le cuesta el cierre a un restaurante con estrella Michelin de Tokio

Pilar Salas
Pilar Salas 24/6/2016Comentarios

Otra intoxicación alimentaria en un restaurante de alta cocina. Ya ocurrió en 2013 en el Noma de Rene Redzepi y en 2009 en The Fat Duck de Heston Blumenthal, y ahora la polémica viaja a Asia, donde hasta 14 comensales de Kita Kamakura Saryo Gentoan, con una estrella Michelin desde 2011 en Kamakura, al sur de Tokio, sufrieron dolor de estómago y diarrea tras comer su menú degustación, que cuesta 10.000 yenes (alrededor de 85 euros).

kaisekiLa Prefectura de la localidad ha ordenado el cierre del local hasta que se esclarezcan las causas del incidente y los propietarios demuestren que no existen riesgos sanitarios para sus comensales.

El menú que causó los problemas estaba compuesto por calamar, medusa, erizo de mar y anguila, entre otros ingredientes, y todavía no se ha podido determinar el origen del envenenamiento, que ocurrió el 11 de junio y sólo afectó a 14 de los 32 clientes que acudieron a cenar a este restaurante especializado en cocina kaiseki, caracterizada por la variedad de platos servidos en pequeñas porciones y el uso de ingredientes frescos y de temporada.

Ninguno de los comensales afectados, de entre 28 y 80 años -seis mujeres y ocho hombres-, tuvo que ser hospitalizado, según las autoridades niponas, que han informado de su recuperación.

Este caso de intoxicación no es una novedad en el ámbito de la alta gastronomía. En 2013, 67 clientes de Noma (con dos estrellas Michelin y actualmente situado en el número 5 del ránking de los 50 Best de la revista Restaurant, se contagiaron con un norovirus que les provocó vómitos y diarrea, aunque no cerró. Unos años antes, en 2009, 40 comensales del triestrellado The Fat Duck sufrieron diarreas y vómitos, lo que llevó a Blumenthal a clausurar temporalmente su restaurante.

Kita Kamakura Saryo Gentoan podrá reabrir sus puertas en breve, para regocijo de su fiel clientela.