Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Suponiendo la sala

Akelarre: “Es importante que el cliente se sienta único”

Equipo de Sala de Akelarre
Equipo de Sala de Akelarre 7/6/2018Comentarios

La sala de Akelarre es como una orquesta, hay diferentes instrumentos y la afinación individual de cada uno de ellos hace que cada servicio sea como un concierto.

Para nosotros es importante que el cliente se sienta único, para ello tratamos de dar un trato cercano pero respetuoso. Intentamos adecuarnos a las necesidades de cada uno de ellos, no todos son iguales y menos hoy en día con todas las alergias, intolerancias y opciones personales de cada uno de ellos. Los clientes aprecian que los camareros estén informados con anterioridad de los “problemas” de cada uno de ellos.

Uno de los propósitos de la sala de Akelarre es trasmitir al cliente todas nuestras sensaciones y nuestra filosofía gastronómica. Para ello procuramos que el cliente se sienta cuidado desde el momento en el que entra por la puerta de Akelarre hasta que sale. También nos gusta atender todas las consultas, desde el momento en que hacen la reserva hasta los comentarios que puedan surgir en las redes sociales una vez finalizada la visita. Para que el cliente se sienta receptivo a estas sensaciones intentamos que el trato sea lo más humano posible empatizando de forma que se sienta arropado por las personas de la casa.

El equipo es muy importante para el desarrollo del servicio. La mayoría de sus miembros llevan años en Akelarre y su sabiduría contribuye a la buena organización del comedor. Intentamos que la convivencia, entre todos, sea cordial para que el trabajo en equipo sea lo más eficaz posible. Consideramos que la información es muy importante, con lo cual no escatimamos a la hora de hacer reuniones para que todo el mundo esté correctamente informado de todas las restricciones, gustos y peticiones de los clientes.

La flexibilidad a la hora de escoger entre los tres diferentes menús es algo muy elogiado por nuestra clientela. Disponemos de tres menús degustación diferentes y cada comensal puede escoger el que desee. Así pues en una misma mesa pueden aparecer los tres menús. De hecho, hoy en día, con los cambios que se realizan en los platos por intolerancias, alergias y demás, la comanda puede llegar a ser muy variada. Esto es un arma de doble filo ya que hay que tener una buena coordinación para no equivocarse a la hora de colocar cada plato. Podríamos decir que nos gustan los retos en cuanto a hacer algo diferente y variado pero sin descuidar el servicio.

La sala se organiza de tal manera que quede supervisada en todo momento y el cliente no se sienta desatendido. Jerárquicamente,  en primer lugar los maîtres de sala. Una vez tomada nota de las comandas respectivas, se quedan en una sección del comedor  supervisando el servicio, ayudando a los camareros para que no haya fallos. Los camareros trabajan de dos en dos. El jefe de rango nunca deja la sala, atendiendo cada necesidad del cliente, explicando cada plato etc… El segundo es el encargado de interactuar entre la cocina y el comedor, tarea para nada menospreciable. La finalidad es que el cliente se sienta en todo momento arropado y disfrute del ritmo del menú a lo largo de sus platos.

En Akelarre disponemos de un Aula de Cocina, anexa a la cocina principal, en la cual desarrollamos una serie de actividades diferentes. Entre ellas, se ofrece una fórmula para grupos que consiste en una demostración de técnicas, o Master Class, dirigida por nuestro equipo de i+d. Seguidamente el grupo pasa al comedor, a degustar los platos cuyas técnicas de preparación se han visto previamente, con lo cual la satisfacción del cliente es mayor. El ambiente en el Aula es más distendido, con mesas altas, una pantalla en la que se muestran los vídeos de las técnicas más largas, como se pueden mostrar en la ponencia de un congreso.

Los clientes vienen a Akelarre con unas expectativas muy altas y nosotros intentamos que se vayan con la sensación de que han superado estas mismas, haciéndoles vivir una experiencia única, mediante la sorpresa y el divertimento, y sobre todo, intentando que pasen un buen momento con nosotros.


Comentarios