Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Suponiendo la sala

Suponiendo la Sala – Grupo Dani García

Carlos García
Carlos García 11/4/2017Comentarios

Amabilidad, alegría, bondad, corazón, complicidad, confianza, emoción, gratitud, felicidad, ilusión, pasión, optimismo y servicio. Son palabras que definen y expresan el trabajo de sala en el restaurante, porque ¿de qué sirve conocer la técnica si se ejecuta sin pasión e ilusión?

Cada día en los restaurantes se llevan a cabo dos servicios, dos oportunidades para crecer y mejorar como personas. Sí, como personas, porque al final el servir a otros y ver la felicidad de los demás hace que crezca la nuestra interiormente. En este oficio tenemos como misión principal crear un clima de bienestar en nuestros clientes y para conseguirlo, dependiendo del tipo de cocina del restaurante, como es en el caso del Grupo Dani García, debemos hacer que afloren otras sensaciones a través de la complicidad con nuestros clientes como son la alegría, el optimismo, la felicidad, la emoción de hacer que el sentido del gusto se remueva por dentro, hacer de cada gesto al servir un símbolo de gratitud.

El tiempo en un restaurante, a diferencia de otros trabajos, es una constante oportunidad en pequeñas dosis de segundos para acercarnos un poco más a cada persona. Pequeñas acciones que hacen grande un conjunto final que termina en solo dos o tres horas que están con nosotros.

En el servicio de sala del Grupo Dani García seguimos creyendo y abogando por trabajar siempre con la mente puesta en que el cliente sea el protagonista. Una hostelería en la que todos nuestros valores y principios estén enfocados a que ellos sientan que cada día hemos fabricado un pequeño nuevo escenario para ellos. Ahí radica la fortaleza de cada una de las personas que integran este grupo de restaurantes en el cual, cada día trabajamos para un mismo objetivo de querer hacer un poco más felices a los demás. Pero no solo a nuestros clientes, sino también a nuestros compañeros de cocina, pastelería, oficinas y cómo no, a nuestros colaboradores y proveedores que son parte fundamental de este círculo que cada día debe estar más cohesionado para un mismo fin que es el de hacer al cliente el gran protagonista del restaurante.