Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Bodegas Ostatu calcula y reduce su huella de carbono

Redacción
Redacción 26/1/2012Comentarios

Bodegas Ostatu.

“¡Qué viene el lobo! ¡Qué viene el lobo!” Así reza un cuento infantil, de esos con moraleja. De los que te hacen pensar en el cómo afrontar las cosas. Llega el lobo y acaba comiéndose las ovejas del pastor descuidado que toma por falsa una advertencia real. ¡Pobre pastorcillo!

El efecto invernadero, la contaminación… son como pequeños pastores burlones que avisan de lo que se nos viene encima: el cambio climático. Y nosotros, empresarios y ciudadanos de a pie, nos quedamos mirando – como el dueño del rebaño – a que llegue el día en que la realidad nos coja desprevenidos.

Por suerte, empieza a perfilar una preocupación real por ese destino irrevocable al que nos vemos sometidos. Está bien, sufriremos las consecuencias de años y años de derroche y pésima gestión medioambiental, pero si intentamos cambiar ciertas actitudes en nuestro quehacer diario quizás nuestros hijos puedan recoger un fruto diferente.

Este es el camino iniciado por Bodegas Ostatu, una bodega familiar ubicada en el corazón de la Rioja Alavesa que recientemente ha sometido toda su actividad a un proceso de cálculo de huella de carbono.  Ser ecológicamente responsable es una de las metas de esta empresa, que no sólo hace pública su emisión de gases de efecto invernadero sino que propone soluciones para disminuir la cantidad de CO2 necesaria y asume compensar, en proyectos avalados por ONU, esa emisión.

Con una huella de carbono entre 677 – 738 g CO2, por debajo de las medias generales derivadas de diversos estudios en distintas zonas del mundo, Bodegas Ostatu plantea a lo largo de 2012 cambios en su producción y gestión para reducir el impacto medioambiental. Dentro de estas medidas se encuentran ajustes en el diseño (reducción de formatos, unificación de las cajas de vino o la utilización de materiales más sostenibles en el etiquetado y embalaje), sustitución del gasoil por biomasa o la utilización de botellas de menor peso.

Ser la primera bodega en realizar este estudio para todos sus productos no es una de sus pretensiones. Sí lo es vallar ese campo que impida que el lobo, enemigo de nuestro pastorcillo, siga haciendo de las suyas.

 

Fuente: Nota de prensa.