Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

La cata más ecológica de Bodegas Torres

Lluís Ariza Soler
Lluís Ariza Soler 17/1/2014Comentarios

Visita en tren eléctrico-solar con degustación de las últimas novedades enológicas de la familia viticultora

Me gusta viajar en tren, sea eléctrico, con máquina diésel o incluso en mi infancia con máquinas a vapor, de estas que ahora sólo se pueden ver en museos. Por ello, cuando recibí la invitación de Isabel Vea, la nueva responsable de comunicación de Bodegas Torres, sentí una profunda alegría. Viajar con un tren eléctrico-solar, no me lo hubiera imaginado nunca.

Tren eléctrico-solar

Tren eléctrico-solar en la ruta

Bodegas Torres lo ha estrenado en su Centro de Visitas en Pacs de Penedés, para visitar las bodegas y las viñas. Permite reducir un 50% las emisiones de CO2 en comparación de las que genera el tren diésel utilizado normalmente. Esta iniciativa se enmarca en el programa medioambiental Torres & Earth que la empresa puso en marcha en 2007 para contribuir a mitigar los efectos del cambio climático, en el que ya se han invertido más de 10 millones de euros.

Llegamos a Pacs y nos ofrecen un vino sin alcohol (o casi 0,5%) de nombre Natureo, elaborado con uvas moscatel y que después de dos semanas de fermentación es desalcoholizado. Un vino con aromas muy frutales, manzana y cítricos y fresco y alegre en boca, ideal para conductores con miedo a un control.

Miguel A. Torres, presidente, y Miguel Torres Maczassek, director general, nos presentan el nuevo tren que ha adquirido la sociedad. Tiene 18 metros de longitud, caben 72 personas, las explicaciones de la visita pueden oirse en siete idiomas tanto por una sola persona como para la totalidad de cada vagón. En él se incorporan 15 paneles solares de alto rendimiento que generan entre seis y 14 Kw según sea la época del año, aportando entre el ocho y el 10% de la energía necesaria para el funcionamiento del tren.Habitat

Fabricado por la compañía holandesa SOIOS y constituido por una máquina y tres vagones, tiene autonomía para realizar seis vueltas al circuito del Centre de Visitas de Pacs de Penedes, que recibe anualmente más de 130.000 visitas. La mayoría de España, Rusia, Alemania, Estados Unidos, Suecia y Finlandia.

La adquisición de este vehículo respetuoso con el medio ambiente responde al firme compromiso de Bodegas Torres de reducir los gases del efecto invernadero, uno de los principales pilares del programa medioambiental Torres & Earth con el que la compañía se ha propuesto disminuir las emisiones de CO2 por botella en un 30% el año 2020 respecto al 2008.

Subimos al tren que lentamente nos transporta a las viñas y después a las bodegas, pasando por las zonas de almacenaje y embotellado, hasta una bodega totalmente oscura donde el trayecto se transforma en el túnel del tiempo y aparecen los vinos más representativos Milmanda, Fransola, Más La Plana y Grands Murallas que nos explican su historia.

Tren eléctrico-solar

Tren eléctrico-solar frente a Torres

Llegamos al fin del viaje y en la Sala de Actos los señores Torres nos ofrecen un aperitivo y amablemente contestan a las preguntas formuladas en rueda de prensa, la mayoría relacionadas con el medio ambiente, a la vez que disfrutamos de sus vinos ecológicos, Habitat. Un blanco 2012 a base de cepas Garnacha y Xarel·lo, de 13%, en nariz afrutado con notas de limón y cítricas y en boca es fresco y largo; y el tinto Habitat 2012 a base de Garnacha y Syrah de ocho meses de crianza, con aromas a confitura de moras y en boca largo, profundo y muy goloso.

Nos despedimos y en la salida nos encontramos con el tren solar y a su conductora María Cam de Subirats, junto a la puerta. La felicito por su buena conducción y le pregunto si en días con aglomeraciones es fácil mantener la velocidad de 20km/h que indica el recorrido. Amablemente me contesta que en Bodegas Torres la velocidad está siempre controlada.

3 Comentarios

  1. Tacones cercanos dice:

    Sr. Ariza, esta nueva entrada y artículo tan fuera de lo común me hace recordar los viajes virtuales del film “Desafío total”. Esperemos que el avance tecnológico a favor del medio ambiente nos sea favorable y que para nada convierta las visitas a las bodegas en una experiencia virtual, para ahorrar enegía y desplazamientos. ¿Quién se dará cuenta de la diferencia?

  2. lluis ariza soler dice:

    Espero y deseo, tacones cercanos, que una visita auna bodega nunca sea una experiencia virtual.
    Visitar una bodega es mucho mas. Es conocer una tierra, unas personas, sus vidas, sus conocimientos, experiencias y tambien degustar todo lo que esta tierra te pueda dar. Y además ¿ como catariamos virtualmente los vinos ?