Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Cadiz apuesta por la innovación vinícola

Redacción
Redacción 2/2/2011Comentarios

La cultura vitivinícola tiene en Cádiz más de tres mil años de antigüedad. Si bien, han sido los generosos de Jerez, entre otros, los que han encumbrado a esta provincia entre las más importantes zonas de producción de caldos, al margen de los vinos más modernos que actualmente triunfan en el panorama mundial.

Ahora, un proyecto liderado por el joven químico y enólogo Lui Perez Vega pretende potenciar a Cádiz como enclave de producción de vinos tintos. La idea es “diversificar la oferta”, ya que “tenemos la climatología perfecta para hacer los vinos que están triunfando en Francia o América”. De este modo lo explicó ayer Pérez Vega en la presentación de las primeras jornadas de Experiencias Gastronómicas 2011 que organiza el Hotel Playa Victoria.Durante el acto, una cincuentena de expertos gastronómicos y de personas relacionadas con el mundo de la restauración pudieron participar en una cata comentada de tres de las cinco variedades que Pérez comercializa: Garum, Petit Verdot y Samaruco.

Según explica el reconocido enólogo, se trata de vinos de corte “más moderno”, de mucho color, más afrutados e intensos. Una innovación que llega a una población, añade, con «poca cultura vitivinícola» producto del desconocimiento a la hora de promocionar productos autóctonos. “Es un problema intrínseco. En la provincia hay muchas multinacionales y lo que genera cultura son las pequeñas empresas locales capaces de crear un círculo de conocimiento. El gaditano aún tiene que aprender a ser un buen embajador de sus productos”.

Museo de la Cata

Esta familia de enólogos comenzó su andadura en 2002 en la Hacienda Vistahermosa de Jerez. Allí, en unos terrenos pedregosos de albariza, cultivan parras de veinte variedades de uva abiertas al turismo. El Centro de Interpretación del Viñedo y el Museo de la Cata son los dos grandes proyectos que se traen entre manos en la Bodega Luis Pérez. Tras las jornadas de cata, Pérez hizo que cayeran viejos mitos como que los vinos más viejos son los más caros o los más buenos o que siempre los pescados tienen que ir maridados con un vino blanco.

Fuente: Ana Rodríguez, La Voz Digital