Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

El albariño, como no lo conocemos

Jordi Bort Ferrando
Jordi Bort Ferrando 16/8/2010Comentarios

¡¡Mira que están de moda los vinos blancos!!, fíjate que con el calor de este verano es cuando más apetecen, pero ¿cómo puede ser que siempre gusten los blancos jóvenes frente a los vinos blancos más complejos? Esta semana llegaron a mis manos unas botellas de aquellos blancos que todavía te emocionan, fueron concretamente unas botellas de PAZO DE SEÑORANS 2005, un Albariño de los más valorados internacionalmente. Sin duda, uno de los Albariños, para mí, más personales y vinculados al alta calidad de entre los blancos de este país.

Pazo de Señorans

Pazo de Señorans

Gusta la acidez y el frescor, lo verde y floral, lo ligeramente dulce, siempre equilibrado y sin aristas, “redondito”… ¡¡hombre!!. Lo graso, sedoso, sutil, untuoso y amable con ciertos matices que rompen el molde de lo habitual, cuesta más de entender.

Este Albariño 2005 me ha hecho reflexionar. ¡Qué bien le sienta el paso de los veranos a algunos Albariños! y con ello descubrimos que son incluso mejores que cuando son tan jóvenes. Han pasado 5 veranos y la verdad es que los han pasado con una nota muy alta, ésta añada fue la de la caída de producción, tras 3 años ascendentes, una reducción que creo fue positiva para algunos de los buenos productores de excelsos Albariños.

Me complace compartir este tipo de vinos y muchos otros de los que escribiré. Indagar por las bodegas de los restaurantes o por las trastiendas de muchas vinotecas puede ser un ejercicio enriquecedor para el paladar, para aquellos a los que os seduzca la experiencia de beber vinos blancos, donde la temperatura no es el principal elemento para el hedonismo más inexperto.

La finca Pazode Señorans

La finca Pazode Señorans

La bodega Pazo de Señorans está ubicada en Vilanoviña, en la localidad pontevedresa de Meis, en la subzona de la Denominación de Origen Rías Baixas. Tras 20 años en el panorama vinícola, han sabido enlazar con el carácter de bodega familiar y el enredo que representa producir más de 400.000 botellas de vino. Sus cosechas han dejado verdaderas reliquias vínicas que aún hoy le incitan a uno escribir una oda a la evolución positiva en botella de los Albariños. Eso sí, de los que están bien elaborados.

Espero que os dejéis seducir para descubrir más vinos como este, que estaba ¡DE NARICES!