Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

El vino es tres veces más rentable que la mejor apuesta bursátil – Redacción

Redacción
Redacción 19/10/2010Comentarios

El vino cada vez conquista a más gente. No sólo por el placer que da tenerlo de acompañante en una comida, sino porque se ha convertido en un complemento perfecto para la cartera de inversión.

La incertidumbre que se ha instalado en las bolsas, unida a la crisis de deuda de los países europeos, ha llevado a los inversores a buscar activos menos arriesgados donde poner su dinero. Uno de los productos más atractivos en lo que llevamos de año está siendo el vino, que cuenta con indicadores y hasta con fondos de inversión especializados. Todos tienen, por cierto, unas rentabilidades muy elevadas.

El índice Liv-Ex 100 –el indicador donde cotizan los vinos más caros del mundo-, cerró el pasado mes de septiembre en máximos históricos. Desde enero, la rentabilidad de este selectivo se ha disparado nada menos que un 28,77%, marcando su nivel más elevado desde julio de 2001, cuando empezó a cotizar. Esta rentabilidad poco tiene que ver con indicadores como el Ibex 35, que se ha dejado un 9% en 2010, o el Dax alemán, que apenas ha subido un 7,5% en este mismo periodo.

El Liv-Ex 100 no es el primer índice relacionado con el vino: The Vintage Claret Index y The Fine Wine 50 Index le abrieron el camino. Según The Successful Investor, una publicación de 1988, el indicador Vintage Claret ofreción una rentabilidad del 15,2% entre 1950 y 1985. Por otro lado, la rentabilidad del indicador Fine Wine llegó al 12,3% entre 1983 y 2002.

Pero las oportunidades del vino como activo de inversión han llegado a impulsar, incluso, el nacimiento de fondos especializados. Éste es el caso de Vini Catena, creado por Banca March a finales del año pasado.

Este vehículo acumula una revalorización del 15,30% en lo que llevamos de año, una rentabilidad muy superior a la que ofrecen otros fondos de inversión y las principales bolsas internacionales.

Además, según fuentes internas de la entidad española, Vini Catena cuenta con otro tanto a favor: su baja volatilidad, ya que ésta apenas roza el 9%, la mitad de la que soporta el mercado en términos generales.

José Luis Jiménez, director general de March Gestión, explica que uno de los motivos del éxito del fondo es que,“en el mundo actual, la demanda de vinos es muy fuerte en todos los mercados. En los países desarrollados –como Reino Unido, Alemania o Estados Unidos-, la demanda es de dos dígitos, mientras que en los países emergentes –con Asia a la cabeza- las peticiones están creciendo a toda velocidad”.

Pero hay un segundo motivo: la poca vinculación que tiene con la bolsa. “Vini Catena puede aguantar muy bien cuando el mercado se da la vuelta. De aquí a finales de año, si la bolsa sube, a nosotros nos irá bien. Y, si la bolsa baja, nos irá fenomenal, porque es un fondo defensivo”, apunta Jiménez.

Además de este fondo especializado (único en el mundo), también existen fondos vinculados al vino como Vinum Fine Wine o The Vintage Wine Fund. En este último caso, la rentabilidad en lo que llevamos de 2010 se eleva hasta el 19,45%, según los datos de Bloomberg. El fondo Vinum Fine Wine, por su parte, promete una rentabilidad anual de entre un 15% y un 18% para aquellos inversores que inviertan un mínimo de 10.000 libras (unos 13.400 euros).

Otra de las gestoras especializadas en vino es Wine Asset Managers (WAM), que fue creada en diciembre de 2005. Esta firma creó en 2006 The Fine Wine Fund que, desde entonces y hasta septiembre de 2010, acumula un retorno de la inversión del 58%. Además, esta gestora cuenta con otro fondo, bautizado The Fine Wine Investment Fund, cuya política de rentabilidad anual supera el 10%.

Por si ésto fuera poco, la inversión en vino cuenta con unas perspectivas de futuro muy prometedoras. Desde WAM señalan que “a medio y largo plazo se incrementará el crecimiento gracias al repunte de la demanda de las economías emergentes, con China y el sudeste asiático como principales importadores”. En concreto, China se convertirá en el primer importador mundial en 2014, según vaticina Banca March.

No obstante, el vino no es la única bebida que está emborrachando de rentabilidad a los inversores: el sector europeo que engloba compañías de licores y bebidas alcohólicas está siendo uno de los que mejor se está comportando en el Viejo Continente. Acumula una revalorización cercana al 14% en lo que llevamos de año y está a punto de marcar sus máximos históricos.

Fuente: lainformación