Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Ningxia, el ojo del dragón

Cristina Alcalá
Cristina Alcalá 16/10/2018Comentarios

La región vitivinícola de Ningxia es la firme apuesta del gobierno chino por la expansión de su viñedo. Dragon Eye nada tiene que ver con la conocida fruta asiática. Es la uva más antigua plantada en China, hace más de 800 años. Muy productiva y popular como uva de mesa, se localiza mayoritariamente en el norte de China por su resistencia a las heladas. Con ella se elaboró el primer vino blanco seco en China, Great Wall Dry White, en la región de Hebei. Aunque aún se sigue elaborando con ella, no es habitual encontrar esta variedad en los actuales vinos chinos. El ojo del dragón más bien parece una metáfora del increíble ascenso del sector del vino en el país asiático.

Según datos de la OIV del año 2017, China es el segundo país en superficie cultivada de viñedos (0,87 Mill. Ha.), después de España y antes que Francia. A pesar de que sólo el 2,9 % de su población bebe vino, China se ha convertido en el quinto consumidor mundial de vino (17,9 Mill. Hl.), cuarto proveedor de vino español con una cuota de 6,7%, eso sí,  con una imagen de vino barato a granel, y sexto productor mundial.

A pesar de la contundencia de los datos, lo cierto es que las cifras reales son difíciles de conocer y algunos expertos aseguran que los baremos difieren y pueden llevar a confusión. Por ejemplo, de la superficie de viñedo se estima que menos del 10% son uvas para vino, el resto son uvas de mesa. Razones históricas, por las fuentes de información en la época de la economía planificada, la producción de vino y las uvas plantadas estaban bajo la supervisión de distintas administraciones. Esto dificulta la sistematización fiable y continua de los datos sobre el comercio del vino y de uva de mesa, así como la contabilización del transporte de uva y mosto a través de las provincias chinas.

Sea como sea, China apuesta muy fuerte por el sector del vino a pesar de que no exista una cultura de vino, por ahora. Un dato: antes del año 2012 la industria del vino creció un 442% en 11 años. Una planificación medida y a largo plazo con una importante repercusión política, social y económica interna, y con unas consecuencias a nivel internacional aún por llegar.

Yinchuan

Yinchuan

Mapa del vino chino

El gobierno chino identifica varias regiones vitivinícolas que, en realidad, son divisiones administrativas: Provincia de Liaoning, Provincia de Hebei, Provincia de Shandong, Provincia de Gansu, Beijing, Tianjin, Shanxi, Shaanxi, Región Autónoma de Xinjiang, Provincia de Jilin, Región Autónoma de Ningxia Hui,  Región Autónoma Interior de Mongolia, Provincia de Yunnan y Provincia de Sichuan.

La última región en plena expansión, y donde el gobierno chino está invirtiendo gran cantidad de dinero es Ningxia y la zona de Helan Mountain East (más de 1.000 metros de altitud). Hay plantadas unas 5.000 ha. de uva sólo para vino y producen unas 40.000 toneladas. Para reforzar más la imagen de zona emergente de cara a los profesionales internacionales, el pasado mes de septiembre se organizó en Yinchuan, capital de la región, el BRWSC (Belt & Road Wine and Spirit Competition) – Asian Wine-The Silk Route, un foro de debate con expertos mundiales entre los que se encontraban varios Master of Wine. El evento se complementó con un concurso de vinos (organizado por Vinopres – Concours Mondial de Bruxelles) donde participaban vinos procedentes de países como Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Moldavia, India, Israel o Kazajistán. De China se presentaron casi 500 referencias de vinos y obtuvieron 108 medallas, de las cuales 65 eran de la región de Ningxia.

 

La región de Ningxia

A dos horas de avión desde Pekín, es la zona de mayor crecimiento vitivinícola, lo que supone además grandes inversiones en infraestructuras y vías de comunicación. Situada en el centro-norte del país, es una zona poco poblada donde está asentada gran parte de los Hui, etnia china musulmana, fácil reconocer por sus vestimentas y cuya presencia es palpable por pagodas convertidas en mezquitas y especial gastronomía, como se puede comprobar en los mercados. Ellos también son los que realizan la mayoría de las labores en los viñedos.

La Región Autónoma Ningxia Hui, con más de seis millones de habitantes, está situada en la parte oeste de la curva del río Amarillo, que limita con la Región Autónoma de Mongolia Interior, la Provincia de Shaanxi y la Provincia de Gansu. Es conocida por ser una de las zonas irrigadas más antiguas del país. Su producción agrícola está basada en el trigo, arroz y sorgo, con los que se elabora su bebida más tradicional, el aguardiente baiju, de alta graduación alcohólica e imprescindible en el ritual del brindis.

Yinchuan, con sólo 60 años de historia, se presenta como una ciudad tecnológica, sostenible y moderna, un prototipo de ciudad inteligente con avenidas de ocho carriles, rascacielos, museo de arte contemporáneo, grandes parques, zonas de ocio, centros comerciales y cientos de cámaras por todas las esquinas. También es la única ciudad de todo el país donde existe una oficina específica del vino, Ningxia Wine Boureau, además de tener universidad de estudios vinculados con el sector del vino.

El gobierno local seduce a los inversionista del sector con atractivos contratos de arrendamiento de 50 años y 20 más si construyen una instalación de vinificación. Parece claro que el futuro económico de la región pasa por vino. Así lo han visto empresas como la Gran Muralla de COFCO, Chandon de LVMH o Helan Mountain de Pernod Ricard, ya presentes en Ningxia. Hay cerca de100 bodegas y la mayoría están también orientadas al turismo del vino, otro de los impulsos del gobierno chino.  

Proyecto Ho-Lan Soul Winery

Proyecto Ho-Lan Soul Winery

 

Supervivencia del viñedo

Un breve resumen de los factores naturales en Ningxia sirve para comprender la dificultad de las plantaciones. Casi 3.000 horas de sol al año, 216 mm de precipitaciones anuales, humedad muy alta durante la maduración, inviernos muy secos y muy fríos, suelos arenosos y algo de arcilla, mucha cantidad de piedras sobre un terreno de pH elevados y alta salinidad, y la gran dificultad para que se desarrolle el sistema radicular de la planta.

La supervivencia del viñedo en un clima continental extremo, semi-árido y donde las temperaturas anuales pueden oscilar entre unos 30 ºC y – 30ºC es posible gracias a diferentes técnicas de viticultura, sorteando las inclemencias del tiempo, con tecnología e inversión. Las cepas son enterradas poco después de la vendimia para evitar que se congelen. Permanece así hasta el mes de marzo-abril, donde son desenterradas para que inicien la floración. Se estima que un 20% de la producción anual se pierde por las bajas temperaturas, aún así, las cepas se replantarán.

Existen canales de irrigación en el desierto de Gobi y a lo largo de las laderas de las montañas Helan hasta los viñedos. En la mayoría de las viñas hay riego, pero también en los cientos de árboles plantados en filas de hasta tres que rodean las parcelas, con ellos se consigue evitar otro agente climático adverso: el fuerte viento.

En cuanto a variedades, la uva más plantada es la cabernet sauvignon junto con syrah, merlot, chardonnay, riesling y pinot noir. Una de las uvas más alentadoras en la zona es la marselan, con la que se están elaborando algunos sugerentes vinos. En busca de una identidad china para sus vinos, están invirtiendo en I+D para desarrollar, entre otras cuestiones, variedades que resistan al frío como la Bei Hong o Bei Mei. Una curiosidad, allí  utilizan el mu como medida, así, 1.000 mu correspondería a 66 hectáreas.

La arquitectura de las bodegas es variada pero todas tienen un rasgo en común: imponentes dimensiones de estilos diversos, desde château bordeleses, castillos o modernas construcciones de líneas sobrias. Chàteau ChangYu Moser, Château Bacchus, Senmiao Moon Valley Winery, Lilian Winery, Helan Quingxue Winery, Kanaan Winery, Zhihui Yuanshi, Yan Yan Wine Estate o Ho-Lan Soul Winery son algunas de las bodegas más representativas. Esta última está desarrollando un ambicioso proyecto de 30.000 ha. donde desarrollará un parque temático del vino con campo de golf, escuela, hospital, hoteles etc.

Asesores internacionales colaboran con muchas de ellas intentando no solo refinar las elaboraciones sino preparando a futuros técnicos nacionales. A ello hay que añadir la apuesta del gobierno por el sector como eje de su economía nacional para compensar desequilibrios demográficos, políticas sociales y económicas etc. ¿Qué papel representará China en el panorama mundial del vino dentro de una década?


Comentarios