Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Peñín reconoce a los vinos de la D.O. Valencia – Redacción

Redacción
Redacción 1/10/2010Comentarios

Maritina Hernández junto a D. Cosme Gutiérrez, Presidente de la D.O. Valencia, y su junta.

Poco a poco, y perdiendo sus orígenes productivos, donde el granel era el abrigo que cubría buena parte de sus vendimias las bodegas de la D.O. Valencia van posicionando sus vinos embotellados en las guías de vino españolas.

Hago esa mención al granel, pues ese retraso de posicionamiento comercial que llevan nuestros vinos, respecto a otras D.O. españolas, viene propiciado por los años en que nuestras bodegas vivían al calor reconfortante que les proporcionaba el manto del granel. Una situación que con el paso de los años se ha ido reconvirtiendo; conscientes del potencial de sus uvas, y del conocimiento que han desarrollado, y gracias a estas cuestiones, estamos encontrando unos vinos donde el equilibrio entre la calidad y el precio, es una -no la única- de las cualidades más destacables.

La Guía Peñin siempre suele aparecer a finales de septiembre, cuando la mayoría de las bodegas están realizando las labores de vendimia, y dependiendo de las puntuaciones recibidas, las bodegas las pueden utilizar en pos de sus intereses comerciales.

En esta edición lo más valorable es que 30 etiquetas han superado la puntuación de 90 puntos; sin duda una calificación destacable e interesante para el buen amante del vino.

La mejor puntuación en esta edición se la han otorgado al tinto Los Almendros 2008, de las bodegas El Angosto (Onteniente). A este vino se le ha dado una puntuación de 95 puntos, entrando en la categoría de excelente. Una valoración que hace que este vino sea de los más valorados en España, y el mejor puntuado en nuestra Comunitat.

Con 93 puntos encontramos a Maduresa 2006 de las bodegas Celler de Roure. Con 92 puntos encontramos tres vinos: Pasamonte 2006 de bodegas Vegalfaro; Mínimum 2006, de Rafael Cambra y Álvarez Nölting 2006. Todos estos vinos son tintos.

Los 91 puntos lo han alcanzado los siguientes vinos: Ca Belda 2006 fermentado en barrica, de Bodegas Belda; Venta del Puerto 12 Nº 12 2006, de bodegas La Viña; Angosto 2008 de bodegas Angosto; Sueño de Megala 2005 y Megala 2008 de bodegas Enguera; Graciano reserva 2006 y Punt Dolç de Bodegas Heredat de Taverners; Murviedro Expresión 2007 y Cueva del Pecado 2006 de las bodegas Murviedro; Cambra 2 2008, de bodegas Rafael Cambra; Syrah 2007 de Álvarez Nölting.

Todos estos en la categoría de tintos. En el apartado de blanco encontramos: Pasamonte 2009 de bodegas Vegalfaro; Los Almendros 2008 de Bodegas Belda y el chardonnay barrica 2009 de Álvarez Nölting.

Una gran alegría

Para finalizar encontramos con 90 puntos a los siguientes vinos: 1920 tinto 2007 de La Baronía de Turís; Venta del Puerto 18 vendimia seleccionada barrica 2006, de bodegas La Viña; Moma dels Frares 2007, de las bodegas Los Frailes; Les Alcusses 2007 del Celler de Roure; Murviedro 2007 de bodegas Murviedro; Aculius 2007 y 2008 de bodegas La Casa de la Vides; Falcata Arenal 2007, de las bodegas Pago Casa Gran; Bon Home 2009 y Cambra Uno 2007 de bodegas Rafael Cambra. Por último también ha obtenido los anhelados 90 puntos el moscatel Uva D´Or, vino de licor, de las bodegas Vidal.

La alegría de D. Cosme Gutiérrez es notable, pues ha destacado la calidad de los vinos de la D.O. que cada año se van posicionando mejor entre la crítica especializada. Una situación que viene propiciada; según D. Cosme, por la magnífica profesionalización tanto de los viticultores como de los enólogos. Pero estas últimas puntuaciones -la de la guía del año pasado también fue buena- tienen que incentivar sobre manera a la D. O. Valencia y a las bodegas que forman parte de ella. Tienen que incrementar las visitas a bodegas llevando a prensa especializada como hace otras D.O. españolas. La celebración de La Noche del Vino Valenciano ha sido un éxito las ediciones que lleva realizándose, pero no se debe celebrar sólo en nuestra ciudad. Tiene que intentar trasladarse iliterariamente por otras ciudades dando a conocer sus vinos. Sabemos que es costoso en todos los aspectos, pero la promoción de nuestros vinos es una cuestión que en cierto modo a todos nos compete. Cambiar viejos hábitos o ampliarlos es un signo de madurez y de conocimiento, un acto que sin duda nos imprime sabiduría.