Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Preocupación en Francia por la caída del consumo de vino

Redacción
Redacción 31/1/2012Comentarios

Infográfico sobre el estudio.

Francia es sinónimo de vinos. Junto con los perfumes, la Torre Eiffel y el tour ciclístico, son una marca registrada. ¿Quién no asocia los principales cepajes tintos, como Cabernet Sauvignon, Franc, Merlot, Malbec, también blancos como Chardonnay, Chenin, Sauvignon y otros, a zonas de Francia, como Burdeos, cuna de estas vides?

Ni que hablar de Montpellier, el lugar élite en el mundo enológico, donde todos los que buscan hacer el mejor vino desean viajar para estudiar y aprender en postgrados cómo hacerlo. Las regiones, Beaujolais, Burdeos, Borgoña, Chablis, Armagnac y otras, son famosas en los cinco continentes. Las grandes marcas… también pertenecen al país galo.Y con todo esto a favor, qué pasa en este momento en Francia…

Marketing agresivo, modas, generaciones nuevas, competencia de otros países y otros pormenores hacen que caigan las ventas de sus vinos. La cuna de las DOC (Denominaciones de Origen Controlado), el país que posee más renombre en el mundo de la enología, en crisis.

Cerca de 845.000 hectáreas de viñas en producción tienen, y aproximadamente el 57 % son consagrados a las denominaciones de origen controlado (ellos las llaman AOC), contra sólo el 30 % en 1980, estima la Oficina Nacional Interprofesional de Vinos (Onivins). Pero, a pesar de esta reestructuración, el sector que cuenta unas 144.000 explotaciones, no llegó a adaptarse en un mercado donde reinan los vinos llamados del nuevo mundo.

Ellos dominaban el mercado mundial, y hoy tienen un problema, y lo reconoce hasta el ministro francés de Agricultura. Él explicó que el vino francés siempre se situó sobre el gran nivel da vida: denominaciones de origen controladas, castillos, copas finas, terruños, etc. Hoy esto no va. En el extranjero, están en otra cosa. Es demasiado complicado para el común de los mortales bebedores de vino.

Quienes entienden indican que deben cambiar las prácticas de venta, buscar innovar, modificar las etiquetas, hacer vinos más comunes, de menores precios y no tan alto nivel. Los vinos extranjeros les ganan a los franceses en oferta y precios accesibles.

Con la entrada de producción de nuevas potencias, con las mejoras en sistemas de producción de vides, y las nuevas bodegas en sitios como Chile, Estados Unidos, Argentina, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda, Francia se vio tremendamente afectada. Las mujeres también beben, tal vez no toman en cantidad como los hombres, pero a la hora de saborear, saben diferenciar y apreciar mejor los sabores y sensaciones que da el vino.

Sin duda que el hecho que haya otras alternativas para elegir, quita posibilidad de venta, pero hay un dicho que dice “la música clásica siempre te espera”, con los vinos varietales pasa algo muy parecido a lo que nos sucede con la música clásica, cuando uno es joven no la escucha, hasta te resulta desagradable, y cuando pasas los 40 la aprecias y valoras, es más, hasta te sientes más intelectual hablando de la vida de Chopin, Strauss, Verdi, Beethoven, etc.

Enólogos y funcionarios locales consultados dicen que el mal momento del vino francés es temporal, y que la cuna de los vinos volverá a ser la reina nuevamente. Pero la crisis, es la realidad actual. Tal es así que ya hay enólogos de la provincia de Mendoza enseñando en Francia las tecnologías nuevas, de vinos más simples, más económicos y de muy buena venta en el mercado mundial. Ellos están 6 meses en el Viejo Mundo y 6 meses en Argentina.

¿Se cae un imperio?

Según un estudio reciente, los franceses podrían estar perdiendo la afición por el vino y cada vez son más los habitantes del país que no se identifican con la bebida. Los hallazgos del trabajo, publicados en “International Journal of Entrepreneurship and Small Business”, apuntan a un declive terminal en la transmisión de la tradición vinícola francesa a las nuevas generaciones.

En un lapso de casi 30 años, el consumo de vino en Francia ha caído de 7.000 millones de botellas de 75 centilitros a cerca de 4.000 millones. Esto viene a ser poco más de una botella de vino por adulto y por semana. Poco más del 16 % de la población adulta francesa consume vino con regularidad. En el 2010, por primera vez Estados Unidos superó a Francia en consumo de vino.

Según profesionales de la Groupe Ecole Supérieure de Commerce de Pau y la Université Toulouse 1 Capitole (Francia), se ha producido un cambio en el patrón de consumo habitual de vino en las comidas cotidianas, el cual se debería a que cada vez son más los que beben únicamente por placer en lugar de descorchar una botella en cada comida. La cifra total de bebedores de vino ha descendido, pero los expertos también han observado un incremento en el número de personas que beben de manera ocasional.

Estos resultados indicarían que el descenso en el consumo se debe a cuestiones sanitarias, sobre todo en las últimas dos generaciones, según opinan los autores del estudio, Pascal Poutet, del Departamento de Autodesarrollo de la ESC Pau, y Thierry Lorey, de la ESC Pau y la UT1 Capitole. Según ellos, cada generación sucesiva representa un incremento generalizado de las actitudes libertarias y de la irreverencia hacia las instituciones.

 

Fuente: “Diario de Cuyo”.