Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Presentación de Son de Prades, el nuevo vino de Milmanda

Lluís Ariza Soler
Lluís Ariza Soler 18/10/2016Comentarios

Cellers Torres organizó hace unos días la presentación de su último vino Son de Prades. Para conocerlo, visitamos la finca y el castillo de Milmanda. Durante el recorrido conocimos, también, la villa de Prades -la “villa roja”- donde nos esperaba su alcaldesa, Lidia Bargas que nos abrió las puertas del municipio y tal y como nos dijo nos vendió la villa. En este punto comenzamos la visita.

torres

Prades tiene 600 habitantes censados pero en verano, Semana Santa o fiestas de Navidad, alberga más de 6.000. “Una barbaridad”, según señaló la alcaldesa Lidia Bargas. No caben los coches ni las personas y eso que disponen de 1.140 camas, 8 hoteles, 9 bares y 7 restaurantes. No han notado la crisis en estos últimos tiempos y en el sector de la construcción se ha trabajado con normalidad.

Su producto estrella es la patata, de las que dicen que son las mejores de Catalunya. De hecho, tienen el sello de Identificación Geográfica Protegida de la Generalitat de Catalunya. Otros productos muy apreciados son la miel, las avellanas, y la trufa.

Tras la visita a Prades nos dirigimos al castillo de Milmanda, a 20 kilometros de carretera montañosa, mientras admiramos el encanto de esta tierra legendaria, silenciosa, perfumada con los aromas de romero  y tomillo, que forma parte del Pasaje Natural del valle del Monasterio de Poblet. Llegamos a Milmanda donde nos esperan Miguel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres en su quinta generación; Xavier Sort, director de viticultura y la presidenta de la DO Conca de Barbera Mariona Rende, para presentar el último vino de Cellers Torres, Sons de Prades.

Explica Miguel Torres que el nombre de Sons de Prades hace referencia a la sierra que desde Milmanda se divisa y a los mágicos silencios que transmiten esa sensación de paz. También explicó que en la etiqueta del vino hay un dibujo de la imagen bucólica de las viñas de Milmanda que rodean el Castillo, con el Monasterio de Poblet y la Sierra de Prades como fondo. Los monjes cistercienses fundaron el Real Monasterio de Santa Maria de Poblet en el año 1150 donde está enterrado Jaume I el Conquistador. Así mismo la etiqueta incluye una réplica del escudo que corona la puerta principal del Castillo perteneciente a Ponç de Copons quien fue abad de Poblet en el siglo XIV. La familia Torres adquirió en 1979 el Castillo y los terrenos colindantes de unas tierras privilegiadas con una historia vinícola que se remonta a la época romana. En 1174 se incorporó a las posesiones del Monasterio de Poblet cuyos monjes retomaron el cultivo de la vid. Actualmente tiene 75 ha. de viñedo dentro de la denominación Conca de Barberà.

Son de Prades es un vino blanco de la variedad chardonnay. Fermenta un 50% en depósitos de acero inoxidable y otro 50% en bota, con una posterior fermentación maloláctica parcial del 45%. Realiza la crianza durante 6 meses en barrica de roble francés de grano fino. Se elaboran 12.000 botellas al año en cajas de 12 unidades. Podemos encontrarlo en restaurantes y tiendas especializadas a un precio aproximado de  24,00 € cada botella.

El vino es de color amarillo muy limpio y pálido. Se caracteriza por sus aromas delicados de romero, piña, melocotón y pera. En boca es largo,  fresco, muy fino, delicado, con notas en las que sobresalen los cítricos. Un final elegante y goloso que invita a beber más. Marida perfectamente con pescados grasos como el salmón. Es ideal con un carpaccio de atún y también con un risotto o un arroz caldoso de marisco.

Después de la cata en el jardín del Castillo bajo una arboleda, en la que los rayos del sol dibujaban el paisaje, se ofreció una comida campestre. La frescura, el color de las viñas y el Castillo al lado como monumento medieval, convertía todo ello en un paisaje bucólico digno de la mejor tela de Fragonard.