Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

De vinos

Raúl Igual: “En España falta compartir los conocimientos”

Luis Tusell
Luis Tusell 6/5/2013Comentarios

El turolense ha representado a España en el campeonato del mundo de sumilleres que ha ganado el candidato suizo

Está cansado pero muy contento tras su primera experiencia representando a España en el campeonato del mundo de sumilleres que se ha celebrado en Japón. Raúl Igual no logró clasificarse para las semifinales, pero ha acumulado conocimientos, contactos y experiencia para seguir desarrollando su gran pasión. Tras ganar el campeonato de España de sumilleres en San Sebastian Gastronomika, ahora este turolense se quiere centrar en su trabajo en el restaurante Yain y en Wineissocial, proyecto en el que participa junto a Ferran Centelles y Cristina Alcalá.

¿Qué tal ha sido la experiencia en Japón?
Era la primera vez que iba a un concurso internacional por lo que mi prioridad era aprender. Ha sido muy productivo porque he podido hablar con mucha gente de otros países  y ha habido un intercambio de información valiosísimo. Con el resto de concursantes ha habido una relación y camaradería espectacular.

Raúl Igual, Mejor Sumiller de España 2010 y 2012.

¿Por qué han ocupado las primeras posiciones sumilleres de países sin apenas tradición vinícola, como Suiza, Bélgica y Canadá?
Tienen tradición de buenos restaurantes y un nivel económico alto. La verdad es que había un nivelazo tremendo de países con nivel adquisitivo y gastronómico alto. En realidad, el ganador (Paolo Basso) representaba a Suiza porque allí es donde trabaja pero él es de origen italiano e Italia sí tiene una gran tradición en el mundo del vino.

¿Los perfiles de los concursantes de otros países te han parecido muy distintos a los de la sumillería española?
Quizá la forma en la que lo hacemos aquí no es la acertada. He encontrado a gente preparadísima y con mucha experiencia, que es lo que les acaba dando la victoria. Llevan muchos años asistiendo a campeonatos. Yo para volver a participar tendría que empezar de cero en España, superando tres pruebas desde las regionales. En el resto de países, cualquiera que haya ganado el campeonato nacional puede presentarse al mundial sólo superando una eliminatoria. Aquí habría que cambiar el método. Además, sería interesante que tuviéramos más tiempo de preparación del concurso. A la sumillería en España le falta ese desarrollo y le falta compartir los conocimientos.

En la cocina española siempre se ha presumido de una gran relación entre chefs que ha permitido compartir conocimientos y llegar hasta la cima de la gastronomía mundial. ¿No sucede lo mismo en la sumillería?
La sumillería es una profesión minoritaria y el contacto, mucho más costoso. Se está unido aunque hay rencillas y deberíamos abrirnos más hacia el exterior porque estamos un poquito retrasados.

¿Qué falta?
Un buen sumiller puede ahorrarte mucho dinero en un restaurante pero aquí no se tiene esa visión. Falta una formación óptima y actualizada porque no todo lo que aparece en internet es correcto.

¿Qué propones?
Hace falta más interés. A la gente a veces le da miedo preguntarnos y entonces la labor del sumiller pasa a ser secundaria por lo que acaba habiendo poco interés por esta profesión. Es un pez que se muerde la cola. Si se reconociese más nuestra labor habría más interés y se crearían más escuelas.

¿Qué escuela recomendarías ahora en España para quien quiera formarse como sumiller?
La que está marcando la pauta es la de Outlook Wine en Barcelona. También hace un buen trabajo la de la Cámara de Comercio de Madrid.

¿Tras tu éxito en el campeonato de España y habiendo participado en el Mundial, qué planes de futuro tienes?
Estos últimos tiempos me he organizado toda mi vida alrededor de estos concursos, estudiando cada días al menos dos horas. Es un año que no lo voy a repetir. Ha sido muy duro pero ha merecido la pena.

¿Así que te centras en Wineissocial y el restaurante Yain?
Sí. Wineissocial me parece un proyecto muy acertado y en el que hemos puesto mucha ilusión. En Yain me gustaría desarrollar lo que he ido aprendiendo. Y si surgen otros proyectos, ya se verá, porque Yain funciona ya por sí solo y no me cierro otras puertas.