fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

Setenta chefs de la alta cocina catalana solicitan la reapertura de la hostelería este viernes

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 10/11/2020Comentarios

Hasta setenta grandes nombres de la alta cocina de Catalunya se han reunido esta mañana con el Gremi de Restauració de Barcelona en el Hotel Majestic de la Ciudad Condal para consensuar una propuesta de medidas que presentarán a la Generalitat como alternativa al cierre de la hostelería en tierras catalanas.

El Hotel Majestic de Barcelona recibía la visita, esta mañana a las 10:00, de hasta setenta de los máximos representantes de la alta cocina en Catalunya. Ferran Adrià, Joan Roca, Carme Ruscalleda, Hermanos Torres, Oriol Castro, Jordi Cruz, Carles Abellán, Fermí Puig, Ada Parellada… son solo algunos de los nombres de los asistentes.

La reunión, convocada por el Gremi de Restauració de Barcelona, ha tenido como objetivo consensuar una serie de medidas que se presentarán ante la Generalitat como alternativa al cierre de la hostelería. Entre ellas, la reapertura de bares y restaurantes -con todos los condicionantes- desde este fin de semana.

Con la mirada ya puesta en la época navideña, que representa el 25% de la facturación anual de la hostelería, el sector busca soluciones que puedan evitar la pérdida de los 11.000 millones de euros que supondría el cierre durante ese periodo. Una cifra que se sumaría a esa reducción del 90% de la facturación que el sector lleva acumulado a lo largo de este 2020 y que, inevitablemente, supondría el cierre definitivo de un alto porcentaje de los negocios hosteleros.

A la salida de la reunión, Ferran Adrià afirmaba “nos jugamos miles de puestos de trabajo, negocios que cerrarán si no se toman medidas y desde el Gremi de Restauració se va a pedir a la Generalitat que se abra el viernes. Si no, es insostenible. El año que viene tampoco será fantástico y la solvencia que tienes que tener para aguantar todo este tiempo… es muy difícil. La gente está abocada a no abrir”. En cuanto a las recientes noticias sobre la aparición de una posible vacuna que muchos han visto como un rayo de esperanza, el chef contesta “La vacuna es la esperanza sí, pero se está hablando de que no estará lista hasta junio o julio y, hasta entonces, ¿qué pasa? Si hay un tercer rebrote, ¿qué pasa?”. En cuanto al contenido de la reunión, apunta “Se ha hablado de diferentes medidas que se presentarán a la Generalitat. Se pedirán ayudas porque cuando ves el caso de Alemania, da mucha envidia. La Administración española debería ayudar, y ya sé que no es fácil, pero hay que ser consciente de que si no se ayuda esto va a ser una tragedia a niveles que nadie imagina. Habrá una gran cantidad de locales que cerrarán en 2021”.

Por su lado, Oriol Castro señalaba “Hemos hecho un poco de conjunto toda la gastronomía de alto nivel y de todo tipo de gastronomía para intentar que se pueda abrir este viernes. Es difícil, pero tenemos que presionar un poco porque esto es insostenible”. En cuanto al delivery como una solución que muchos han adoptado para sobrellevar la pérdida económica, comenta que en su caso, ”es para hacer algo, para no estar parados pero no nos soluciona nada. Lo importante es que podamos abrir, podamos trabajar y dar trabajo a esas cuarenta familias a las que, en nuestro caso, damos trabajo… que tiremos adelante porque se te pone la piel de gallina cuando ves a algún trabajador que no tiene dinero para pagar una factura”.

Joan Roca, otro de los chefs presentes en esta reunión, explicaba “La reunión ha ido bien, queremos ser optimistas todo y que la situación es dramática. Por otro lado, estamos muy preocupados y por eso ha habido esta convocatoria en Barcelona en la que hemos venido unos cuantos, pero que, en ella, puede verse representado todo el país porque los problemas son los mismos. Hemos tratado de consensuar medidas asumibles para que poder ponernos en marcha. Queremos volver a la actividad, aunque sea con restricciones, pero volver lo antes posible. Se está haciendo pagar un precio muy alto a la restauración en Catalunya y no puede seguir esta situación”. Y añadía, “El sector es muy diverso, con muchos tipos de restaurantes, muy diferentes y nosotros venimos no tanto pensando en nosotros sino para dar apoyo; pensando que es un sector que lo está pasando mal y que, si no podemos reanudar nuestra actividad o recibir ayudas, muchos restaurantes acabarán cerrando. Y esto facilitará que grandes ciudades como Barcelona acaben en manos de fondos buitre, franquicias y habrá una oferta muy homogénea, perderemos esta singularidad tan importante que tenemos y que la gastronomía de este país sea reconocida a nivel mundial. Pensemos también en esto y que es un sector importante. Por eso, creo que las decisiones también se tienen que tomar pensando en la empresa y en la economía del país”. En relación a las conclusiones del encuentro, responde “La idea es abrir el próximo fin de semana, y hacer como una desescalada, incluso hemos propuesto un calendario con acciones. Con medidas y restricciones con una primera fase que proponemos que se mantenga hasta el 10 de diciembre y, a partir de ahí, se pueda ir avanzando. Esas medidas incluirían un protocolo de recepción, distancia entre mesas, aforos limitados, controles exhaustivos, higiene y limpieza…. son varios. En definitiva, son medidas similares a la primera fase de la desescalada, pero con mucha más capacidad para poderlas aplicar y que incluso, se vigilase para que se cumplieran”.

Las medidas se concretan en interiores al 50% con distancia entre mesas, terrazas al al 100%, horario de apertura hasta las 23:00 y recomendación de ponerse la mascarilla entre plato y plato y mascarilla obligatoria cuando no se está en la mesa.

En unos días, veremos el resultado.


Comentarios