fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Boa-Bao, cocina del Sudeste Asiático en Barcelona

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 12/7/2019Comentarios

Boa-Bao aterriza en Barcelona tras su primera apertura en Lisboa y su segunda en Oporto. El restaurante, con solo dos semanas de vida en la Ciudad Condal, busca convertirse en embajador de la cocina panasiática con una carta de 64 propuestas tradicionales de Tailandia, Vietnam, Laos, Camboya, Malasia, Indonesia o Filipinas.

Vieiras con salsa nam jim

Vieiras con salsa nam jim

“Los dos socios -el norteamericano Gregg Hupert y su mujer, la holandesa Nathalie- decidieron trasladarse a Lisboa para disfrutar de su jubilación. Les encanta la cocina asiática y han vivido en varios de estos países, así que una noche, durante la cena, se plantearon abrir un restaurante en la capital portuguesa, donde degustar todas aquellas recetas tradicionales asiáticas que tanto les gustaban. Dicho y hecho. Es así como algo que empezó casi como una broma, se convirtió en pocas semanas, en uno de los mejores asiáticos de la ciudad. La cola para entrar era tremenda”, explica Gautier Robial, manager del restaurante.

Tras el éxito de Lisboa, apostaron por Oporto y a continuación, por Barcelona, ciudad de la que Gautier guardaba un buen recuerdo. Hay que destacar que Robial nació en Toulousse y ha vivido en varios países, entre ellos España. Cuando Gregg y Nathalie -junto con el chef ejecutivo Chris Gielen- apuntaron la posibilidad de abrir en este país, Gautier tenía claro que la ciudad debía de ser en Barcelona, y así fue. “La idea de este espacio es que entrar en él sea como un viaje a Asia –de hecho, a la entrada te dan un boarding pass y la carta de vinos es un pasaporte-“, explica Robial. Y añade “no pretendemos ser el mejor asiático de Barcelona pero sí un digno embajador de este tipo de cocina”.  Hasta llegar a su apertura, han tenido que superar diferentes trabas “vinimos aquí con toda la humildad del mundo, y con la intención de integrarnos con la vida de barrio. Intentamos que, en la medida de lo posible, el producto sea de aquí. Por ejemplo, los cafés son de Castelldefels (Café de Finca) y las cervezas de Garage Beer, aunque es cierto, que otras materias primas son de fuera, por ejemplo los bao, que son de Taiwan,  porque son más auténticos y guardan la textura que buscamos”, afirma.

 

En cuanto a su equipo de cocina -el chef ejecutivo de los tres restaurantes Chris Gielen trabajó con Wattana para reproducir los platos en Barcelona- está compuesto por nacionalidades de diversos países  de donde proceden las recetas. “Además, cuando viajamos si vemos un cocinero potente, lo traemos aquí para que hagan un trainning a los nuestros y así mejorar”, destaca Gautier.

El espacio se divide en dos plantas. La que se encuentra a pie de calle dispone de una larga barra donde poder comer y ver cómo cocinan, mesas y el servicio de coctelería –la carta también incluye combinados-. Arriba hay otra pequeña cocina y más mesas.

Y los platos…

Como hemos comentado la carta cuenta con 64 propuestas gastronómicas -algunas son solo pequeñas variaciones en las que se cambia carne por pescado o el acompañamiento -, basadas en recetas tradicionales –sin fusión- de Asia, concretamente de Tailandia, Vietnam, Laos, Camboya, Malasia, Indonesia o Filipinas. Tanto en Barcelona como en Lisboa u Oporto encontraremos los mismos platos pero no los mismos cócteles ya que cada espacio añade su propia creatividad. Las raciones suelen ser generosas así que lo mejor es compartir. La ventaja de Boa Bao es que la versatilidad de la carta hace posible que en una misma mesa uno tome cocina india y otro tailandesa sin tener que elegir.

Entre los platos recomendados por el chef: la tosta de gambas, cerdo y sésamo; las vieiras con salsa nam jim; el bao de lubina con mayonesa picante; el pad thai con verduras y gambas black tiger –son las que utilizan en todos su platos-, la ensalada de pulpo, el curry verde thai con marisco o las sopas. Sin olvidar, el wok, los noodles –geniales para compartir- o las samosas.

En cuanto a la carta de postres, en la que se hace un guiño al recetario europeo (véase la crème brûlée de coco con albahaca y citronela), destaca la singularidad de  Lod Chong, unos noodles pandan con mango y sorbete de coco.

A izquierda, la crème brûlée y a derecha, Lod Chong.

A izquierda, la crème brûlée y a derecha, Lod Chong.

 


Comentarios