fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Desayuno a buen precio en el histórico hotel El Avenida Palace

Redacción
Redacción 11/3/2019Comentarios

¿Te gustaría desayunar en el mismísimo hotel donde se alojaron los Beatles? Si eres fan de este grupo de los 60-70, ahora puedes empezar el día en el comedor de El Avenida Palace -ubicado en el centro de Barcelona- donde por 15 euros puedes disfrutar de su buffet libre, aunque no te alojes en sus instalaciones.

El barcelonés hotel El Avenida Palace (Gran Vía de les Corts Catalanes, 605, no confundir con el Hotel Palace, en Gran Vía 668) cuenta en cada rincón de sus instalaciones una historia. Quizás una de las más mediáticas es aquella que relata cómo la icónica fotoperiodista Joana Biarnés -fallecida hace dos meses- consiguió compartir estancia con los Beatles, charlar con ellos y tomarles fotos durante tres horas. Todo un hito. De hecho, en la antesala del comedor del hotel se encuentra el Beat Bar, nombre tomado del cuarteto de Liverpool, decorado con las fotografías de la banda. También existe la Suite Beatles, la misma que el grupo ocupó en su día, y que cuenta, además, con una réplica del bajo de Paul McCartney. Pero no solo fueron los Beatles los que durmieron en el Avenida Palace; Ernest Hemingway, Anthony Queen, Lizza Minnelli, Ava Gadner o Marlène Dietrich fueron solo algunos de los personajes que descansaron en este hotel. No en vano, se cuenta que pocos hoteles barceloneses pueden presumir de una biografía tan rica ya que entrar en sus salones es sumergirse en la historia de la ciudad.

Ahora, en su deseo de compartir y dar a conocer sus espacios, el hotel propone desayunar en sus instalaciones por 15 euros sin necesidad de alojarse en él (horario de 7:00 a 11:00). El comedor, situado al final del hall y tras una espectacular escalera del s. XVIII, acoge un buffet libre en el que encontraremos varias clases de pan, embutidos, bollería variada, fruta cortada, platos calientes -verduras, legumbres, huevos revueltos, bacon, arroz, tortilla…- cereales, frutos secos, yogures… que se pueden acompañar con zumos de melocotón, tomate o naranja -éste es natural-, cafés, tés e incluso una copa de cava. El servicio es amable y educado.

Una mirada a la historia

Este establecimiento de la familia Gaspart, con 65 años de historia, comienza su relato en 1911 cuando en el solar que hoy ocupa se levantó un curioso local de proyecciones cinematográficas, obra del arquitecto Josep Plantada y Artigas, que fue bautizado con el nombre de Cine Ideal. La sala se presentaba como “el más señorial de los salones de la ciudad”. En 1916 el Ideal cambió de empresa y fue rebautizado como Palace Cine, nombre que ha llegado hasta nuestros días.

En 1925 se instala en este espacio el exclusivo salón de té y restaurante Casa Llibre, construido por el célebre arquitecto catalán Enric Sagnier. Los salones, decorados en estilo Luis XIV y Luis XVI, eran punto de encuentro de las personas más elegantes de la Barcelona de principios del siglo XX. La oferta gastronómica corría a cargo del restaurador Rossend Ribas, cuyo prestigio no dejaba indiferente a los principales personajes de la época.

El Avenida Palace se levantó en 1952 sobre este espacio tan frecuentado por la burguesía catalana, y la obra corrió a cargo del arquitecto Josep Maria Sagnier, hijo de Enric Sagnier. Como no podía ser de otro modo, su inauguración contó con la presencia de numerosas personalidades de la vida política, cultural y social de la época.

Recientemente, El Avenida Palace ha protagonizado un ambicioso proyecto de remodelación para actualizar sus espacios sin perder el clasicismo ni el carácter histórico. El antiguo lobby, cuyo interior se erguía de espaldas a la Gran Vía, vuelve a mirar hacia la mítica calle barcelonesa, recuperando todos sus ventanales y, con ellos, la imprescindible luz mediterránea. El interiorismo del proyecto, a cargo de Antique Boutique Studio, recupera los materiales que Sagnier utilizara en 1925 en el legendario salón de té y restaurante Casa Llibre. Por otro lado, la impresionante escalera alrededor de la cual se estructura el espacio, de inconfundible estilo versallesco, es una estructura recuperada de un hotel de París que no llegó a abrirse.


Comentarios